El norte de EE.UU. volvió a sufrir ayer temperaturas polares que obligaron a las autoridades, por segundo día consecutivo, a cerrar escuelas, suspender vuelos y trenes, y abrir refugios de emergencia para los más vulnerables.

El Mundo

Norte de EE.UU. congelado

AFP

viernes 1, febrero 2019 • 12:00 am

Compartir

El norte de EE.UU. volvió a sufrir ayer temperaturas polares que obligaron a las autoridades, por segundo día consecutivo, a cerrar escuelas, suspender vuelos y trenes, y abrir refugios de emergencia para los más vulnerables.

La ola de frío, provocada por un viento polar del Ártico que afecta a unas 200 millones de personas, ha dejado un saldo de al menos 15 muertos desde el fin de semana, según informes de los medios estadounidenses. Las temperaturas cayeron incluso a -45° C en el norte del país.

La provisión de gas natural estaba bajo amenaza en Michigan y Minnesota, donde se pidió a los residentes reducir su consumo en la medida de lo posible.

Tuberías de agua congelada se rompieron en Detroit y partes de Canadá.

Más de 1.600 vuelos habían sido cancelados en Chicago hacia la media mañana.

La firma Amtrak esperaba empezar a reanudar los servicios tras cancelar todos los trenes el miércoles en Chicago.


En tanto, el Servicio Postal de Estados Unidos dijo que la distribución del correo continuaba suspendida en varios estados.

Se espera que las temperaturas bajo cero empiecen a remontar el viernes, pero el frío no cederá rápidamente en al menos 12 estados.

“Aún no hemos terminado. Tenemos otras 24 horas donde el clima estará en niveles peligrosos”, dijo la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, en una conferencia de prensa.

“Las temperaturas comenzarán a moderarse lentamente, mientras la masa de aire comienza a calentarse”, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

En la región de los grandes lagos, estas condiciones meteorológicas poco habituales provocaron fenómenos naturales sorprendentes.

En Chicago, el miércoles fue el segundo día más frío jamás recordado, donde residentes dijeron escuchar “terremotos de hielo”. Según el canal local WGN, probablemente eso haya sido consecuencia de agua congelada.

“Extremo y peligroso”

Funcionarios en múltiples estados advirtieron que las temperaturas debían ser tomadas en serio, ante riesgos de hipotermia y congelamiento con solo minutos de exposición.

“Hemos pasado de la nieve a las temperaturas heladas y un viento frío”, dijo el alcalde de Chicago Rahm Emanuel en una conferencia de prensa. “Con más nieve en camino, todavía no estamos fuera de peligro”, dijo.

El alcalde de Chicago publicó en Twitter el hashtag “MantenteAbrigado” para desalentar a la población a salir a las calles.

Se han establecido más de 270 “centros de abrigo” en edificios federales, centros comunitarios, bibliotecas e incluso estaciones de policía para aquellos que lo necesiten. Se estima que en la ciudad hay unas 16.000 personas sin hogar.

En Minneapolis y su “ciudad gemela” Saint-Paul, muchos refugios permanecieron abiertos las 24 horas. Se espera que mejore el clima en estas áreas mientras el frío se dirige hacia la costa este. Se esperaban bajas temperaturas y nevadas en Pensilvania y Maine.