Germán Rivera, presidente del CEJ

Política

“No caben las amenazas por no estar de acuerdo con una decisión”

Gerson Chávez

miércoles 19, agosto 2020 • 12:01 am

Compartir

Germán Rivera y una nueva junta directiva asumieron, a finales del mes pasado, las riendas del Centro de Estudios Jurídicos (CEJ) para el periodo 2020-2021. Como nuevo presidente del CEJ, explica el trabajo institucional que piensan desarrollar en los próximos días y habla de la “inestabilidad institucional” que vive el país y el irrespeto a la independencia judicial y separación de poderes. Su visión, para este año de gestión, es dar continuidad a la labor que ha venido desarrollando la organización, buscando incidir o dando seguimiento a una reforma a la función pública, en la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia y en el próximo proceso electoral.

 

¿Cómo considera el CEJ que se encuentra el estado de la democracia en El Salvador?

Desde el Centro de Estudios Jurídicos nos preocupa esta inestabilidad institucional que se genera a partir de un choque entre el Ejecutivo y el Legislativo, pero también del Ejecutivo hacia el Judicial. Las declaraciones recientes del Presidente de la República en la conferencia de prensa, aunque sea hipotética, no cabe en un Estado de derecho,  y sobre todo viniendo del jefe de Estado, hablar de fusilamiento de funcionarios de un tribunal constitucional porque no se está de acuerdo con una decisión de ellos, como Centro de Estudios Jurídicos nos parece delicadísimo. No avalamos ningún tipo de atentado a la vida de ninguna persona, mucho menos que se trate de funcionarios y sobre todo de funcionarios que órganos fundamentales. Gravísimo para el Estado de derecho, gravísimo para la separación de órganos, gravísimo para la independencia judicial.

En el caso de la Sala de lo Constitucional hay magistradas propietarias y suplentes y, de acuerdo a la legislación vigente de no violencia contra las mujeres, ningún funcionario público, ningún servidor público puede, desde su cargo, atentar o agredir la vida de una mujer que ejerce funciones públicas.

La comunidad nacional como internacional deben dar seguimiento a estos hechos; la Corte Suprema de Justicia, el Consejo Nacional de la Judicatura, que forman parte del gobierno judicial, tienen mucho que decir respecto de defender la independencia de los jueces, defender la integridad de las personas. No caben amenazas por el simple hecho de no estar de acuerdo con una decisión.


 

¿Cómo han visto el papel del fiscal general producto de estas declaraciones del Presidente?

Somos respetuosos de las funciones institucionales pero en este caso de la Fiscalía hemos estado monitoreando, dando seguimiento al trabajo y nos parece que hay todavía mucha actividad que no se ha desarrollado y esperamos del fiscal y esperamos de la institución mayor actividad respecto a casos tan delicados como estos que estamos señalando.

 

¿Creen que El Salvador marcha hacia un sistema dictatorial con el actual Gobierno?

La afectación a la independencia judicial, la afectación a la separación de órganos claro que afecta el orden constitucional y uno pudiera pensar son indicios muy pero muy fuertes de acciones que van a querer coartar la voluntad de otro órgano. Eso no debe aceptarse. Llamamos a la sociedad a mantenerse atenta porque juega un papel muy importante y tiene el deber de controlar las actuaciones de los funcionarios.

Entonces, ¿El Salvador sí marcha hacia un sistema dictatorial?

Nosotros esperamos no seguir viendo indicios que nos harían pensar que hay intenciones en ese sentido.

 

¿Hay elementos que indiquen que el Órgano Ejecutivo quiere copar instituciones de control?

Los hechos están. Hay una cantidad de hechos que uno evalúa que hay una intención de querer controlar al contralor. En una sociedad democrática, en un Estado de derecho, los organismos que ejercen control existen para eso, para ejercer control, aunque no nos guste. Se vio, por ejemplo, la intención de colocar a cierto funcionario dentro del Instituto de Acceso a la Información Pública y otros hechos.

 

¿Cómo evalúa el papel de los tres órganos del Estado en esta pandemia?

Lo que uno advierte durante la pandemia es que ha habido demasiado roce entre los órganos fundamentales, que en lugar de unir esfuerzos en esta situación no se ha hecho y particularmente ha habido más choque del Órgano Ejecutivo hacia los otros órganos.

Aquí es cuando debe haber más transparencia, más control a la parte económica, a la parte del presupuesto. Se ha visto cómo en otros países cómo se ha aprovechado la circunstancia para actos de corrupción y en El Salvador lamentablemente estamos viendo algunos. Si hay una orden de compras que está firmada por una institución o por el responsable de una institución y después dice que eso no es cierto, que se compró una cafetera de tanto, pero existe una orden de compra y está, por tanto, y es real, entonces, algo está sucediendo; o es que la orden de compras es ficticia y se ha utilizado nada más para erogar fondos o es que eso tiene realmente otro contenido que desconocemos y son actos delicadísimos.

Vemos un conflicto del Órgano Ejecutivo con la Sala de lo Constitucional. La Sala ha sido muy prudente, ha sido muy técnica en respaldar todas sus decisiones.

Desde luego, pudiera haber certificado ya a la Fiscalía el actuar de algunos funcionarios, pero hasta el momento no ha sucedido. Por ejemplo, con las detenciones que se estaban generando al principio de la pandemia que la Sala declaró, en hábeas corpus, que no se podían desarrollar las detenciones. Eran realmente detenciones que no tenían realmente un fundamento constitucional y en estos casos los funcionarios no pagaron esas acciones. La Sala puede certificar para que se inicie una investigación por el delito de desobediencia.

 

Perfil

Germán Rivera es el nuevo presidente del CEJ para el periodo 2020-2021. Es abogado especializado en procesos de amparos, inconstitucionalidades y hábeas corpus.