Buenos Días

No basta jubilar dirigentes, hace falta mucho más

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

lunes 11, febrero 2019 • 12:00 am

Compartir

Pasado el terremoto electoral de la victoria de Nayib Bukele que -metafóricamente hablando- derrumbó las sedes de los partidos políticos,  se ha empezado a hablar de elecciones adelantadas y el retiro de las cúpulas partidarias, pero ¿será suficiente?.

Para los que observamos la política salvadoreña sin arranques emocionales o compromisos partidarios, la jubilación de las dirigencias no es suficiente. Hace falta mucho más que hacer para que los partidos se muestren renovados.

Parte del problema es que algunas veces, tanto en ARENA como en el FMLN, las nuevas generaciones de dirigentes, diputados o las caras visibles de esos partidos, resultan tanto o más obsoletos que los dirigentes  de la tercera edad. No es un asunto de edad, es un asunto de visión lo que hay que renovar.

No puede ser que el principal mérito en el FMLN sea aún haber sido guerrillero o hijo de guerrillero, como tampoco en ARENA haber sido fundador o haber conocido o ser pariente del mayor d’Abuisson. Yo creo que el culto a la personalidad de Schafick Handal o de d’Abuisson ya no atraen a nadie fuera de esos partidos. Pero no solo son esos signos, el “Patria sí, comunismo No” de ARENA es ya obsoleto, desfasado. ¿Qué decir del enamoramiento efemelenista con Cuba, con Maduro y Ortega? Es insultante.

Si ARENA y FMLN quieren ser una derecha y una izquierda moderna, no pueden seguir haciendo lo mismo, evidentemente los resultados electorales lo demuestran y no pueden seguir culpando a otros de sus errores. El Salvador necesita partidos políticos fuertes porque eso fortalece la democracia. Necesita partidos políticos y dirigentes con principios sólidos, pero con moderación y pragmatismo para defender sus ideales y sobre todo, para estar del lado de los intereses de la población, no de los intereses de cúpulas o de empresas-partido.