Un niño de 13 años originario de Honduras cruzó la frontera natural de Estados Unidos  junto con otros 17 menores edad que viajaban sin compañía y fueron abandonados por su traficante. El menor que ahora es un retrato del incierto futuro de los niños migrantes llevaba en brazos a su hermanito, un bebé de tan solo siete meses de edad. La Patrullla Fronteriza (CBP) dice que el menor hondureño y su hermanito fueron entregados hace unas semanas por su madre a un “coyote”, y éste los abandonó tras haber penetrado la frontera de Estados Unidos.

El Mundo

Niño migrante y su hermano bebé detenidos en Río Grande Llegada de niños migrantes podría complicarse tan pronto la pandemia disminuya, según un reporte de autoridades de seguridad fronteriza.

Javier Maldonado

martes 27, octubre 2020 • 5:00 am

Compartir

Un niño de 13 años originario de Honduras cruzó la frontera natural de Estados Unidos  junto con otros 17 menores edad que viajaban sin compañía y fueron abandonados por su traficante. El menor que ahora es un retrato del incierto futuro de los niños migrantes llevaba en brazos a su hermanito, un bebé de tan solo siete meses de edad. La Patrullla Fronteriza (CBP) dice que el menor hondureño y su hermanito fueron entregados hace unas semanas por su madre a un “coyote”, y éste los abandonó tras haber penetrado la frontera de Estados Unidos.

La cadena Univision que cita a fuentes de la CBP, indicó que el hecho ocurrió la noche del sábado en una zona cerca de Hidalgo, en Texas, donde agentes fronterizos detuvieron a un grupo de 17 personas.

La mayoría eran menores que viajaban solos. Ellos relataron que el “coyote” los cruzó en balsa por el Río Grande y les indicó que siguieran su camino hacia EE.UU.

“Los agentes verificaron su relación luego de que el adolescente les entregara dos actas de nacimiento”, agrega la dependencia.

Tres días antes en el mismo cruce fronterizo fueron encontrados un niño y una niña abandonados en la frontera.

“Poco después de la medianoche, dos niños pequeños fueron rescatados por agentes de la estación Eagle Pass de una isla en el Río Grande. Los niños fueron abandonados por contrabandistas, sin rastro de sus padres. Estos contrabandistas despiadados se aprovechan de la desesperación, renunciando a toda moral para obtener beneficios económicos”, repudió Austin Skero, jefe de la Patrulla Fronteriza en Eagle Pass.


La CBP indica que entre el 1 de octubre de 2019 y el pasado 30 de septiembre detuvieron a más de 30,500 menores no acompañados, y que septiembre fue el período más caliente: arrestaron a 3,756 niños solos, una cifra incluso mayor que la de los meses previos a la contingencia por el covid-19.

 

Niños salvadoreños solos.

En los últimos años niños salvadoreños que llegaron a la frontera sur entre México y Estados Unidos también han sido protagonistas del drama migratorio, empujados principalmente por la amenaza de las pandillas y el reencuentro con uno de sus padres que viven ilegalmente en Estados Unidos.

Desde ese 20 de marzo, la Patrulla Fronteriza ha expulsado a 147,601 personas, incluyendo más de 8,500 niños que viajaban solos, según cifras oficiales.

Al gobierno de Trump le tocó lidiar con el mayor arribo de menores no acompañados en la historia de este país: poco más de 76,000 durante el año fiscal 2019, sobrepasando el récord de 68,541 que fueron detenidos en 2014, en la crisis humanitaria que se generó durante la administración de Barack Obama.

En los recientes tres años 19.159 niños salvadoreños no acompañados han sido detenidos en la frontera sur, solo este año la Patrulla Fronteriza reporta 2,189 niños salvadoreños interceptados .

 

¿Aumentarán los niños?.

Según publicaciones de Univision un informe reciente del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de EE.UU prevé un período complicado para la Patrulla Fronteriza una vez que pase lo peor del coronavirus.

Teme que los típicos factores -la criminalidad, el desempleo y la “represión gubernamental”- abonen a los flujos migratorios hacia el norte, incluyendo al de menores no acompañados.