Fotografía: Agencia AFP

El Mundo

Nicaragüenses exiliados en Costa Rica se unen para luchar por democracia

AFP

martes 30, octubre 2018 • 12:45 pm

Compartir

Nicaragüenses exiliados en Costa Rica, que en su mayoría dejaron el país en medio de la represión a las protestas contra el gobierno iniciadas en abril, anunciaron este martes una alianza para luchar por el "restablecimiento democrático" en Nicaragua.

La Unión de Nicaragüenses Exiliados en Costa Rica (UNE-CR) busca tender puentes con los opositores al gobierno de Daniel Ortega dentro del país y con sus compatriotas exiliados en otros países.

Se trata de una alianza "representativa de los diferentes sectores de la sociedad civil, gremios, movimientos sociales y políticos que han salido al exilio y de los ciudadanos de la diáspora nicaragüense ya radicados en Costa Rica", según la declaración del movimiento.

Su objetivo es "ofrecer una plataforma de lucha en pro de la defensa de los derechos humanos, el restablecimiento de la democracia, la justicia, la libertad y el estado de derecho en Nicaragua".

En la presentación del documento en San José, la capital costarricense, se hicieron presentes algunas figuras como el defensor de los derechos humanos Álvaro Leiva y Nahomy Urbina, conocida como "comandante Macha", una joven con cáncer que lideró las protestas antigubernamentales en la ciudad suroccidental de Jinotepe.

Leiva dijo que al menos 23.000 nicaragüenses han buscado asilo en Costa Rica desde el inicio de las protestas contra Ortega el 18 de abril, y el éxodo continúa.


"Diariamente ingresan a Costa Rica, en forma legal o ilegal, entre 130 y 240 nicaragüenses", señaló Leiva.

El médico Miguel López Baldizón, uno de los fundadores de la UNE-CR, comentó que la organización también buscará dar asistencia a los nicaragüenses que llegan a Costa Rica sin recursos.

"Queremos levantar un censo de los nicaragüenses para ver dónde están, qué necesidades tienen y qué capacidades tienen", comentó López.

Además, dijo que esperan organizar ferias de empleo para ayudarles a ser autosuficientes durante su permanencia en Costa Rica.

Su colega Ricardo Pineda aclaró que están allí de paso: "Nosotros no venimos a quedarnos, vamos a regresar a Nicaragua. Salimos de forma temporal porque somos perseguidos, pero la dictadura Ortega-Murillo (Rosario, vicepresidenta y esposa del presidente) va a caer y vamos a estar allí para presenciarlo".