AFP

El Mundo

Negociación a contrarreloj para sacar a Nicaragua de su grave crisis

AFP

miércoles 6, marzo 2019 • 11:49 pm

Compartir

El gobierno y la oposición de Nicaragua trazaron las reglas de una compleja negociación que deberá concluir el 28 de marzo, con las iglesias católica y evangélica como testigos, para sacar el país de la aguda crisis que ha dejado 325 muertos y un economía en declive.

Después de acordar el martes "la hoja de ruta" el gobierno de Daniel Ortega y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) emitieron al final de la tarde del miércoles un comunicado conjunto de que iniciaron la discusión de la agenda.

"La mesa de negociación inició la consideración de los temas de agenda para consensuarla y continuará el día de mañana (jueves)", según la comunicación.

La agenda recogerá los temas sustantivos de la pláticas, que las partes se proponen concluir como fecha límite el 28 de marzo, aunque no descartan extenderse un poco más.

El gobierno y la ACJD invitaron como "testigos y acompañantes" al cardenal Leopoldo Brenes y al pastor de la iglesia evangélica Ulises Rivera, además del representante del Vaticano, el nuncio Waldemar Stanislaw Sommertag.

El secretario de la Conferencia Episcopal (CEN), Juan Abelardo Matta, manifestó que el viernes se reunirán de emergencia para decidir si aceptan la invitación de las partes para incorporarse al proceso."


La iglesia evangélica "aun no ha dado respuesta" a la invitación pero planea hacerlo viernes o sábado, dijo a la AFP Rivera.

En abril se cumple un año del estallido de las protestas antigubernamentales que detonaron la actual crisis, tras la dura represión a los manifestantes que dejó 325 muertos, centenares de detenidos y miles de exiliados.

Para esa fecha es necesario que el país esté "enrumbado en otra dinámica" que lleve a la reconciliación y a sentar las bases de una refundación de la democracia nicaragüense, declaró a la AFP el analista político Gabriel Álvarez.

Los obispos fueron mediadores y testigos en el dialogo realizado entre mayo y junio que fracaso en medio de fuertes protestas que fueron sofocadas por el gobierno con el uso de la fuerza.

AFP

Negociación con dudas

Matta, un férreo crítico del gobierno, expresó a la AFP dudas en el actual proceso negociador, por considerar que entre los delegados del gobierno hay personas sin mayor peso político.

"Da la impresión de que solo están 'tapándole el ojo al macho' y no dan la confianza de que tengan capacidad de decisión", sostuvo el religioso.

La oposición pidió que la negociación contara con garantes internacionales, pero las partes acordaron incorporarlos después de definir la agenda.

Fuentes próximas a la delegación opositora dijeron que Ortega se negaba a aceptar garantes internacionales bajo el alegato de que los problemas deben resolverse entre nicaragüenses.

El diputado del parlamento Europeo Ramón Jáuregui, quien visitó recientemente Nicaragua, valoró en Twitter como "buena noticia" el comienzo de las negociaciones.

"Es esperanzador ver que el diálogo se abre camino, pero paralelamente hay presos políticos que no deben estar en prisión y conductas represivas que deben cesar. No son compatibles con la negociación", señaló.

El embajador de Estados Unidos en Managua, Kevin Sullivan, tras asistir a la misa del miércoles de Ceniza oficiada por el cardenal Brenes, saludó los "avances en la negociación" y consideró que el diálogo es el "camino a la solución" de la crisis en el país.

Sin embargo, muchos nicaragüenses expresaron en redes sociales su frustración porque después de cinco días de conversaciones se definieron aspectos considerados "triviales", como el local de los encuentros o la mesa que utilizarán.

Azahálea Solís, delegada opositora en el diálogo, expresó en sus redes "comprensión" por las críticas: "Sé la situación en la que estamos. Hay prisa, porque la libertad es una urgencia. Comprendo también las desconfianzas que se expresan".

Para la oposición, la prioridad es la liberación de centenares de presos políticos, el restablecimiento de libertades ciudadanas, reformas electorales y justicia para las víctimas de la represión.

AFP

El tiempo apremia

"La Alianza Cívica tiene que hacer un gran trabajo y tiene muchos desafíos y obstáculos, sobre todo la voluntad política de Ortega (...) pero es importante que se hayan puesto de acuerdo en estas reglas", dijo Álvarez.

"El tiempo corre contra Ortega, pero lamentablemente corre también contra Nicaragua porque el país está al borde de la ruina total si en ese diálogo no se resuelve la crisis sociopolítica", comentó el exdiputado y periodista Pedro Joaquín Chamorro en un artículo de opinión.

Ortega llegó a la mesa de negociación presionado por sanciones estadounidenses, con la amenaza de sanciones adicionales de la Unión Europea, y arrastrando un fuerte desgaste económico desde el estallido de las protestas.

La economía se contrajo un 4% en 2018, más de 300.000 puestos de trabajo se perdieron, más 1.500 millones de dólares de depósitos salieron de la banca y el pronóstico para 2019 es de una caída del 11% del PIB, según gremios empresariales.

La presión pesa más del lado de Ortega, pero "todos tenemos interés que termine (la crisis) lo más pronto posible", consideró Álvarez.

Ortega, de 73 años, está en el poder desde 2007 y sus detractores lo acusan de instaurar una dictadura marcada por la corrupción, junto a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo.