La censura al desfile bufo de estudiantes en 1975, terminó con una de las masacres más crudas cometidas en El Salvador en contra de la comunidad estudiantil, el 30 de julio de 1975, durante la presidencia de Arturo Armando Molina. /Foto: Gabriel Aquino.

Nacionales

"Negar educación es una forma de matar": estudiantes conmemoran el 30 de julio y rechazan militarización Los estudiantes de la Universidad de El Salvador (UES) conmemoran hoy una de las peores masacres en la historia salvadoreña. Exigen al Gobierno de Bukele que invierta en educación y no en militarización.

G. Villarroel / J. Villeda /G. Aquino

viernes 30, julio 2021 • 2:34 pm

Compartir

 

Estudiantes de la Universidad de El Salvador (UES) y organizaciones de la sociedad civil se concentraron sobre la 25 avenida norte de San Salvador, para iniciar la conmemoración de la masacre de cientos de universitarios el 30 de julio de 1975, a manos del Ejército salvadoreño.

Se unieron a la primera marcha decenas de estudiantes, agrupaciones feministas, trabajadoras despedidas y activistas en defensa de los pueblos originarios, que en conmemoración a los estudiantes, se concentraron en el mismo punto donde hace 46 años el Estado masacró y desapareció a los jóvenes que protestaban por las condiciones de vida en El Salvador.

Como parte de las actividades programadas para este 30 de julio, las autoridades de la UES colocaron ofrendas florales en honor a los estudiantes asesinados "impunemente por militares", señaló el rector del Alma Máter, Roger Arias.

"No somos tan distintos a esos jóvenes", dijo Sebastián, un estudiante de la UES que pidió anonimato.

Nosotros también estamos denunciando la militarización, y las condiciones estructurales en los que se encuentra nuestro país (...) estamos denunciando de una manera pacífica, pero totalmente combativa, por la gente que está en su casa por necesidad y no puede denunciar lo que vive". Sebastián, estudiante de la UES.

El universitario aseguró que El Salvador atraviesa actualmente una crisis educativa tras la pandemia del covid-19, que ha dejado a muchos excluidos, sin acceso a la educación. A cambio, agrega, "se nos ofrecen fusiles".

Aunque no habrá una masacre como la del 30 de julio a plena luz del día, donde los elementos comenzaron a matar estudiantes, se les está negando la educación, lo cual también es una forma de matar". denunció el estudiante.

Los estudiantes critican el lanzamiento de la cuarta fase conocida del Plan Control Territorial, denominada "incursión", que consiste en duplicar el número de militares en las calles a 40,000 elementos, según informó el presidente de la República, Nayib Bukele.

Agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) custodiaban la marcha de estudiantes esta mañana. Las actividades para conmemorar a la masacre estudiantil seguirán a lo largo de este día y noche. /Foto: Gabriel Aquino.

Al mismo tiempo, la Universidad de El Salvador se quedó sin recursos para atender alrededor de 5,000 estudiantes en su modalidad en línea.

 

Justicia y reparación.

Los estudiantes también exigieron esclarecer este y otros crímenes cometidos en contra la comunidad estudiantil, sobre todo la masacre del 30 de julio de 1975, ocurrida durante el mandato del recientemente fallecido Arturo Armando Molina, expresidente de El Salvador.

Rafael Hernández, secretario general de Coordinadora Sindical Salvadoreña (CSS), aseguró que la marcha es para "exigir que se acabe la militarización y se haga justicia para que el asesinato de los estudiantes no quede en la impunidad". 

Actualmente, agregó, el plan de seguridad del Gobierno solo extiende la impunidad. "Lo único que ha hecho es que en lugar de haber asesinatos hay desaparecidos y cementerios clandestinos", criticó Hernández.

Los estudiantes cerraron con pancartas un tramo de la 25 avenida norte. /Foto: Gabriel Aquino.

Además, los estudiantes se manifestaron en contra del creciente costo de la vida, el aumento del precio en la canasta básica, y servicios como agua, luz y gas. "El aumento de $60 en el salario mínimo no es acorde a estos incrementos", agregó.

Nicolás Sánchez, miembro del movimiento indígena de Nahuizalco, también hizo un llamado al Gobierno para mejorar las condiciones de vida de los salvadoreños, "no en su contra".

Durante la concentración, representantes de pueblos originarios realizaron una invocación espiritual para acompalar el acto. "Es una manera de mostrarnos unidos en esta conmemoración. Nosotros también como pueblos indígenas hemos sufrido masacres, como 1832 y 19932, que siguen impunes", agregó Sánchez.

La cronología de los hechos.

El ataque a estudiantes de la Universidad de El Salvador (UES) del 30 de julio de 1975, fue una de las masacres más crudas previo al estallido de la guerra en el país en 1980. Cientos de estudiantes fueron intervenidos por el ejército nacional mientras realizaban una protesta.

Sin embargo, el hecho no fue espontáneo.

  • Desde inicios de ese mes, Diario El Mundo documentó el 5 de julio de 1975 que el presidente de esa época, Arturo Armando Molina, prometió "parar el terrorismo” en el país, vaticinando la agresión en contra de las expresiones de descontento social.Ese día, el presidente explicó que desde el jueves 3 de julio se sostenía una reunión con los jefes y oficiales de los regimiento de la República, para entre otras cosas, analizar y considerar medidas para reprimir la violencia, los secuestros, los asaltos y toda clase de hechos que acontecían en esa época.Previamente a este anuncio la prensa había conocido sobre el secuestro del empresario Francisco de Sola, y días después se conoció del intento de secuestro del empresario, Oscar Saca.
  • El 9 de julio se anuncia por parte de Molina que no se decretaría estado de sitio en el país, esto como medida para controlar “la delincuencia”, sin embargo el presidente expresó a un periodista internacional  que se tenían “tomadas medidas concretas de seguridad para eliminar todas las olas de violencia”.Molina aseveró en esas declaraciones al medio internacional, que el intento de secuestro de Saca y el secuestro de Sola eran parte de “un plan de agitación que el Partido Comunista salvadoreño”.

     

    Mientras todo esto ocurría en el país, se desarrollaba el concurso de Miss Universo, por primera vez realizado en suelo salvadoreño, avalado y apoyado por el gobierno militar. Organizaciones históricas como Andes 21 de junio denunciaban la falta de atención de las autoridades correspondientes a las huelgas de trabajadores, asegurando que el concurso tenía como fin centrar la atención de las autoridades y los medios de comunicación.

  • El 19 de julio, día en el que se llevaría cabo el concurso de Miss Universo, estalla una bomba en el Instituto Salvadoreño de Turismo, y los obispos del país, entre ellos Monseñor Óscar Arnulfo Romero, exhortaban a detener la situación de violencia latente.La inestabilidad e inseguridad política y social avanzaban en julio de 1975, mientras que Molina continuaba inaugurando obras comunales.
  • El 25 de julio la sede Occidental del Alma Máter fue intervenida por fuerzas de la Guardia Nacional y la Policía de Hacienda. Se suspendió el desfile del bufo por órdenes militares y la Asociación General de Estudiantes Universitarios Salvadoreños (Ageus) solicitaba una interpelación contra el Ministro de Defensa y Seguridad Pública.
  • El 30 de julio de 1975 estudiantes de la UES realizaron una manifestación para protestar por las medidas que adoptó el gobierno para impedir que se realizara el desfile bufo, dejando heridos, fallecidos y desaparecidos, donde se logró identificar solo a José María López, estudiante de medicina de la UES.El rector de la UES, Carlos Alfaro Castillo, dio por cerrada todas las sedes de la universidad desde el 31 de junio a medio día.