La PNC presentó ayer a los capturados por robar un bebé de tres meses. / DEM

Nacionales

Mujer raptó bebé porque pareja descubrió engaño

Enrique García

viernes 29, junio 2018 • 12:00 am

Compartir

Aleyda Sthefanía Rodríguez Martínez, de 31 años de edad, raptó un bebé de tres meses, luego que su plan de fingir que tenía su hijo hospitalizado, fue descubierto,  por su compañero de vida.

“El esposo de la señora (Aleyda Sthefany) constantemente le consultaba sobre el bebé y ella la contestaba que había nacido con complicaciones y que lo tenía ingresado en un hospital de acá de la capital. Entonces, al obtener la misma respuesta, decidió ir, personalmente, a preguntar al hospital sobre la veracidad de la información que le daba la esposa, descartando en ese momento, que realmente  (el niño) no estaba ingresado en ese nosocomio”, explicó el vocero de la policía, el inspector Chávez Serpas.

El jefe policial aseguró que la imputada confesó a las autoridades que raptó al bebé, “por evitar alguna complicación con su pareja sentimental”.

Supuestamente, la mujer tuvo un parto complicado con el saldo de su bebé muerto. “ Así tenía con mentiras al esposo, no le había mencionado que el bebé había fallecido”, dijo el vocero de la policía.

La mujer como autora intelectual contrató a su excompañero de vida, Fernando Leonel Martínez, y al menor de 17 para raptar al niño de tres meses, en la colonia El Tikal de Apopa.

La abuela del menor recién había salido con el niño de una consulta médica, cuando se  lo arrebataron el pasado martes 26 de junio.

Los sujetos huyeron en en un vehículo a la colonia Dolores, en San Salvador, donde el bebé  fue ubicado y rescatado. Los testigos del rapto apuntaron el número de placas del automotor e, inmediatamente, alertaron a la Policía Nacional Civil, que inició una persecución virtual a través de las cámaras de vídeo vigilancia

La policía detectó que una mujer traía al niño, acompañada de dos  sujetos más que se dirigieron a la colonia Dolores, donde dejan a la mujer con el bebé y ellos regresan y son interceptados y capturados sobre el barrio Santa Anita de la capital.