La oficina del Departamento de Justicia de Estados Unidos en California informó el  martes que agregó nuevos asesinatos y más integrantes de la MS-13, implicados en al menos 11 homicidios no resueltos en Los Ángeles, y que estarían ligados a una riña entre pandillas en la que participaron integrantes llegados de El Salvador, desde donde se presumen se coordinaron los crímenes, según una investigación federal.

El Mundo

MS-13 coordinó desde El Salvador homicidios en Los Ángeles para expandir control de clica afín Un gran jurado federal de EEUU amplió la acusación de conspiración, homicidios y extorsión contra 31 miembros de la MS-13 y 11 sangrientos asesinatos en el noreste de Los Ángeles y habrían sido coordinados desde El Salvador.

Redacción DEM

jueves 26, agosto 2021 • 7:00 am

Compartir

La oficina del Departamento de Justicia de Estados Unidos en California informó el  martes que agregó nuevos asesinatos y más integrantes de la MS-13, implicados en al menos 11 homicidios no resueltos en Los Ángeles, y que estarían ligados a una riña entre pandillas en la que participaron integrantes llegados de El Salvador, desde donde se presumen se coordinaron los crímenes, según una investigación federal.

Las autoridades estadounidenses confirmaron a medios locales que esta semana fueron capturados cuatro miembros de los Fulton, un brazo criminal la MS-13 que opera en el Valle de San Fernando, de la que ya suman 31 detenidos acusados de 11 sangrientos asesinatos ocurridos entre 2016 y 2019.

El caso fue presentado por la Fiscalía de Los Ángeles en 2019, pero entonces los acusados eran 27 y los homicidios bajo investigación eran siete, y al menos 300 delitos relacionados con asesinatos, tráfico de drogas y extorsión y que son castigados bajo la Ley Contra Organizaciones Corruptas e Influenciadas por Estafadores (RICO).

“La tercera acusación supletoria de 18 cargos, que fue revelada luego de los arrestos de cuatro acusados ​​esta semana, confirma que miembros y asociados de la MS-13 asesinaron a 11 personas, cinco de las cuales fueron muertas a machetazos o cuchillos en el Bosque Nacional de Los Ángeles. La acusación que se presentó el 5 de agosto, agrega nueve acusados ​​a la versión anterior y casi duplica el número de homicidios”. informó la Oficina Central de California del Departamento de Justicia.

 

“Reclutados” desde El Salvador

Según las investigaciones en 2016 los Fulton, buscaban liberarse de la autoridad y las normas de la MS-13 en Los Ángeles y delinquir a favor de una clica de la Mara Salvatrucha en El Salvador, cuyas normas de esta última requieren que “un miembro potencial debe haber cometido al menos un homicidio antes de convertirse en un homeboy” o miembro pleno para ascender dentro de la organización criminal.


Los fiscales indicaron hace dos años que los “Fulton de la MS-13” no solo buscaban separarse del resto de grupos de la pandilla, también reclamaban aumentar su posición dentro de la MS-13 de Los Ángeles tomando el control los suburbios de North Hollywood, Panorama City y Van Nuys.

El diario californiano La Opinión destacó este miércoles que las investigaciones apuntan a que los homicidios fueron parte de un ajuste de cuentas entre bandos criminales en pelea por el control de zonas, además de que los integrantes de la MS-13 sospechaban que sus víctimas eran colaboradores o informantes de la policía.

En torno al caso el diario Los Angeles Times publicó que los fiscales sostienen que los homicidios fueron ejecutados por integrantes de los Fulton coordinados con cabecillas de la MS-13 en El Salvador, quienes solicitaron a Walter Chávez Larín, uno de los presunto cabecilla de los Fulton, para ejecutar las órdenes. Larín es acusado de haber cometido varios de los sangrientos homicidios bajo investigación.

Un cabecilla de la MS-13, que no fue nombrado en el documento y habría colaborado con las autoridades, dijo que los pandilleros salvadoreños no darían órdenes directas a los integrantes de los Fulton, sino que "simplemente necesitaban actualizaciones sobre el liderazgo y las actividades de la camarilla", dice la acusación en la que también se destaca que la dirección desde El Salvador pidió una lista de nombres y apodos de todos los miembros para saber con quién entenderse.

El caso RICO es producto de una investigación de la Oficina Federal de Investigaciones, el Departamento de Policía de Los Ángeles y el Departamento del Sheriff del Condado de Los Ángeles.