El ministro de Trabajo, Rolando Castro y la Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, en reunión en Ginebra, Suiza.

Política

Ministro de Trabajo se reúne con Alta Comisionada ONU para hablar sobre destituciones del 1 de mayo

Óscar Romero

jueves 27, mayo 2021 • 9:09 am

Compartir

El ministro de Trabajo, Rolando Castro, se reunió con la alta comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet para abordar el tema de las destituciones de los magistrados de la Sala de lo Constitucional y del fiscal General de la República el pasado 1 de mayo por la mayoría oficialista de la Asamblea Legislativa.

Según Castro, "ante la inquietud mostrada por la Alta comisionada sobre la ex Sala de lo Constitucional y exfiscal", aclararon que la actuación de la actual Asamblea "fue totalmente apegada a derecho".

(en la reunión con Bachelet, el gobierno ratificó) en nombre del presidente Nayib Bukele nuestro espíritu democrático y total respeto al Estado Constitucional de Derecho y la separación de poderes". Rolando Castro, ministro de Trabajo, en su cuenta de Twitter.

Castro no comentó la postura al respecto de la Alta Comisionada de la ONU.

El titular de Trabajo sostuvo que las destituciones se dieron porque los exmagistrados de la Sala de lo Constitucional y el exfiscal, Raúl Melara, "cometieron acciones ilegales en materia de Derechos Humanos que violentan la Constitución y tratados internacionales como: la negación de justicia, la retardación de Justicia y la aplicación selectiva de justicia".

Castro añadió que planteó "el anhelo de transformar nuestro país y poder tener justicia colectiva con la garantía del respeto a los Derechos Humanos donde su aplicación sea igualitaria para gobernantes y gobernados, sin exclusión alguna".


El 4 de mayo, Bachelet señaló a través de un comunicado que la destitución de los magistrados de la Sala y del fiscal General de la República "socava gravemente la democracia y al Estado de Derecho".

La separación de poderes es la piedra angular de cualquier democracia. Debilitar el control que uno ejerce sobre el otro provoca la erosión de los pilares del estado de derecho y, por ende, del sistema democrático de un país". Michelle Bachelet, alta comisionada de la ONU, a través de un comunicado.