Escena

Mimo Andante y Mimo Mary, dos referentes del arte en el país Hoy es el día dedicado internacionalmente a aquellos actores que sin usar palabras representan historias por medio de gestos y la expresión corporal.

Jessica Merlos

miércoles 22, septiembre 2021 • 5:00 am

Compartir

El día internacional del mimo se celebra cada 22 de septiembre y aunque se desconoce la fecha oficial en la que se instituyó esta celebración, algunas fuentes asignan su inicio con la participaron de diversos países como Francia, España, Argentina, Venezuela, México, Costa Rica, Guatemala, Colombia, Chile, Estados Unidos, Uruguay y Perú.

Asimismo se dice que su celebración se da con la finalidad de conmemorar el legado de Marcel Marceau (1923-2007), quien fue un dedicado actor y mimo francés.

Los referentes en el país

En el país, muy poco se habla de esta disciplina artística, tal como afirman los mimos salvadoreños Roberto Carbajal y María Ordóñez.

Roberto Vladimir Carbajal es un mimo con más de 25 años de trayectoria artística que decidió dedicarse a esta rama del arte por la creatividad que dice se desarrolla. Su nombre artístico es Mimo Andante.

El ser mimo me permitió desarrollar ciertas habilidades como la imaginación y la creatividad, además experimenté algo que al público le atrae". Roberto Vladimir Carbajal (Mimo Andante)


Para Carbajal la mayor satisfacción de ser un mimo es poder llegar a diferentes públicos y expresar sentimientos, emociones, imitar la realidad , divertir y hacer reflexionar al espectador.

“Es un arte que me ha dado varias satisfacciones y llegar a niños, jóvenes y adultos; crear historias divertidas y reflejar la realidad que nos circunda y hasta hacer crítica social”, expresó.

Cortesía: Roberto Vladimir.

Asimismo, la mimo María Ordóñez o “Mimo Mary” que aproximadamente desde 2012 dice que empezó la travesía de buscar aprender (por ella misma) esta rama artística.

“Veía programas de comedia donde veía a mimos y pensaba que era chivo o que le llamaba más la atención a los niños, mi idea era que los niños pudieran acercarse más y empecé a investigar en internet”, explicó a Diario El Mundo.

Además de entretener y evangelizar a los niños de su iglesia, Ordóñez encontró en su personaje una terapia sanadora, según dijo.

Creo que este personaje surgió a raíz para sanar el corazón. El arte en alguna medida ayuda a superar, a sanar, a descubrirse, a tener firmeza, seguridad. Este personaje vino a descubrir a la niña que había estado dormida o reprimida”. María Ordóñez (Mimo Mary).

Cortesía: María Ordóñez.