AFP

El Mundo

Mijaíl Gorbachov, último líder de la Unión Soviética, cumple 90 años en cuarentena Gorbachov cumple 90 años reivindicando la Perestroika como su mayor logro político. Putin, Biden y Merkel se suman a las felicitaciones al último líder de la Unión Soviética

AFP y Europa Press con edición de Javier Maldonado

martes 2, marzo 2021 • 11:29 am

Compartir

El último presidente de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov, uno de los artífices del fin de la Guerra Fría, cumplió este martes 90 años, que celebró "en cuarentena" en un hospital debido a la pandemia.

Está en cuarentena en un hospital mientras dure la pandemia". dijo a la AFP Vladimir Poliakov.

"Está cansado de todo esto, como todos nosotros", agregó, refiriéndose a las restricciones en vigor debido al coronavirus.

El exdirigente recibió mensajes de felicitaciones del mundo entero, entre ellos del presidente estadounidense Joe Biden, la canciller alemana, Angela Merkel y del jefe de Estado ruso Vladimir Putin.

Usted pertenece a una pléyade de personas extraordinarias, de hombres de Estado notables de la era moderna que influenciaron de manera significativa el curso de la historia". dijo Putin, al exdirigente, con quien ha tenido severas diferencias.

Gorbachov celebrará su cumpleaños con sus familiares y algún amigo, respetando las medidas de higiene y distancia necesarias y en muchos casos recurriendo a videoconferencias.


AFP

No estábamos preparados

Cuando Mijaíl Gorbachov ejerció el poder entre 1985 y 1991, llevó a cabo importantes reformas democráticas conocidas como "perestroika" (reestructuración) y "glasnost" (transparencia) que le valieron una inmensa popularidad en Occidente.

En 1990 se le concedió el Premio Nobel de la Paz por "poner fin pacíficamente a la Guerra Fría".

Pero para muchos rusos sigue siendo un traidor responsable del colapso de la URSS en 1991.

Vladimir Putin, que llegó a la cima del Estado en el año 2000, calificó este acontecimiento como la "mayor catástrofe geopolítica" del siglo XX y aboga por una política de retorno del poder ruso a la escena internacional.

Por ello, sus relaciones con Gorbachov han sido complejas durante años, ya que éste criticó en repetidas ocasiones a Putin, aunque afirmó también que veía en él una oportunidad para el desarrollo estable de Rusia.

La canciller alemana Angela Merkel agradeció en un mensaje de felicitación a Gorbachov su "compromiso personal con la superación pacífica de la Guerra Fría y la consecución de la unidad alemana".

Su importante contribución a la reunificación en libertad permanecerá tan inolvidable en Alemania como su constante compromiso personal con las relaciones amistosas entre nuestros dos países". dijo Merkel.

Por su parte, el primer ministro británico, Boris Johnson, declaró que tanto él como el pueblo británico seguían siendo "admiradores del valor y la integridad" que Gorbachov había demostrado al "llevar la Guerra Fría a un final pacífico".

Como señal de un posible cambio de mentalidad, el diario oficial ruso Rossiïskaïa Gazeta sugirió el martes que la desintegración de la Unión Soviética podría no ser sólo culpa de Gorbachov. "Gorbachov llegó demasiado tarde. Ya era muy difícil evitar el colapso", dijo el periódico. Pero Gorbachov también "llegó demasiado pronto, porque no estábamos preparados para entender y aplicar lo que se acababa de concebir".

Gorbachov con Reagan protagonizaron un inédito encuentro entre las potencias enfrentadas por la Guerra Fría. AFP

Un logro y un estigma

Mijail Gorbachov, en un discreto segundo plano político desde el que mantiene que la Perestroika, reconoce que la política reformista abrió las puertas de lo que hoy es Rusia y sigue siendo su gran legado político.

A la pregunta de su mayor logro, Gorbachov no duda en responder.

"La Perestroika, por supuesto, y todo lo que vino con ella". "Estoy completamente convencido de que era necesaria y de que nos movimos en la dirección correcta",  dijo en una entrevista a la agencia TASS, al recordar una etapa en la que "el pueblo ganó libertad" y se puso fin a "un sistema totalitario".

Sobre decisiones de las que pueda arrepentirse,  defendió que "no cambiaría ninguna de ellas", a pesar de que ahora haya cosas que puedan estar "más claras" de lo que lo estuvieron entonces, en la década de los ochenta.

Sé que me criticaron por ser demasiado confiado, pero si no hubiese confiado en la gente, la Perestroika no habría empezado (...) y sin el Glasnost nada habría cambiado". ha argumentado, aludiendo a su otra gran doctrina.

Gorbachov defendió que "los reaccionarios siempre han perdido la oportunidad en un escenario político abierto" y, en relación a los complots contra su figura, dijo que incluso quienes conspiraron contra él "tuvieron oportunidad de luchar y criticar abiertamente" lo que no les gustaba de la evolución política dentro de la Unión Soviética.

También respondió a quienes consideran que las reformas emprendidas entonces no fueron suficientes y recordó que, en el caso de China, "llevó años que sentaran un rumbo que les fuese bien". Gorbachov apuntó que Rusia necesitaba "una reforma gradual de los mercados, no una terapia de choque", y que las prisas de los noventa no fueron buenas.

Sobre la posibilidad de otra Perestroika, el exmandatario sí ha considerado que "los cambios son necesarios", sin importar el nombre, pero al mismo tiempo ha advertido de que "las reformas nunca son fáciles". "Más aún por las complicaciones que ha traído la pandemia, pero creo que la gente quiere cambio", añadió.

Cortesía BBC