El Salvadoreño Carlos Ernesto Escobar Mejía (izq) en una foto familiar publicada por The San Diego Union Tribune.

Nacionales

Migrante salvadoreño, bajo custodia de Migración, muere por coronavirus Estaba recluido en un centro de detención en San Diego, California. Era diabético, tenía 57 años.

Redacción DEM

miércoles 6, mayo 2020 • 10:45 pm

Compartir

Un inmigrante salvadoreño de 57 años, bajo custodia de la Agencia de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) falleció este miércoles por coronavirus, informó Craig Sturak, portavoz de la Agencia de Salud y Servicios Humanos del Condado de San Diego, California, citado por el diario San Diego Union-Tribune.

Se trata de Carlos Ernesto Escobar Mejía, quien estaba recluido en el centro de detención de Otay Mesa en San Diego y hospitalizado desde fines de abril.  Escobar Mejía había estado hospitalizado por poco más de una semana antes de morir y fue elprimer detenido de ICE que muere por COVID-19 luego de ser hospitalizado.

Escobar estuvo hospitalizado y con un ventilador por poco más de una semana y falleció esta madrugada, según le dijo al periódico su hermana, Maribel Escobar.

"Mi hermano era una persona única", dijo Maribel Escobar sobre su hermano quien había migrado a Estados Unidos junto a su madre y hermanos en 1980.

"Era una buena persona y un buen hermano", dijo Rosa Escobar. Ella dice que se sintió como una segunda madre para él, especialmente después de que su madre murió hace unos años.

Rosa y su hermano, el menor de cinco hermanos, vinieron de El Salvador con su madre en 1980 durante la guerra civil del país para unirse a Maribel, que ya estaba en los Estados Unidos. Rosa dijo que había vivido con su hermano desde entonces.


Su hermano era el único en la familia que no había podido hacerse residente legal. Ambas hermanas son ahora ciudadanas estadounidenses.

Escobar Mejia había estado en el centro de detención de Otay Mesa desde enero. Hasta el martes por la tarde, 202 personas detenidas allí habían dado positivo: 136 detenidos de Inmigración y Control de Aduanas y 66 internos del Servicio de Alguaciles de EE. UU., según los registros de las instalaciones obtenidos por The San Diego Union-Tribune.

Antes de ser detenido, Escobar Mejía, que tenía diabetes, se había sometido a varias operaciones que lo dejaron sin su pie derecho debido a complicaciones con esa afección. Cuando murió, había estado en el hospital durante poco más de una semana y había estado en un ventilador, dijeron sus hermanas. Recibió una transfusión de sangre el martes, pero su cuerpo ya estaba demasiado debilitado por el virus.

Solo unas semanas antes, el 15 de abril, tuvo una audiencia de fianza frente al juez Lee O'Connor, dijo Rosa, pero O'Connor no lo dejó salir.

Rosa dijo que fue porque el juez estaba esperando más información sobre un cargo de violencia doméstica que apareció en su registro que había sido un caso de identidad equivocada. En ese caso penal, el juez desestimó el cargo cuando se dio cuenta de que la policía había arrestado a la persona equivocada, dijo Rosa. El ex abogado de Escobar, Joan Del Valle, confirmó por sus registros que había sido absuelto.

"Toda esta angustia por culpa del juez", dijo Rosa, "porque el 15 de abril, mi hermano todavía estaba bien".

Maribel intentó enviar una carta a O’Connor la semana pasada para expresar su frustración por su decisión.

"Quiero que sepas que estaba en tus manos salvarle la vida", escribió Maribel.

Escobar Mejía fue arrestado en enero por agentes de inmigración mientras estaba en un automóvil con un amigo. Debido a la operación de su pie, no podía conducir, por lo que un amigo conducía su automóvil. Los dos estaban en Chula Vista cuando fueron detenidos, según sus hermanas. No hubo más detalles sobre la detención.

Ambos terminaron en Otay Mesa, pero el conductor fue liberado bajo fianza, dijeron las hermanas.