El Mundo

Médicos piden en Argentina mejores salarios y protección ante pandemia

AFP

miércoles 27, mayo 2020 • 3:21 pm

Compartir

Decenas de médicos reclamaron este miércoles en el centro de Buenos Aires mejores salarios, mayor disponibilidad de elementos de protección personal frente a la pandemia del coronavirus y en contra de la imputación de colegas, constataron periodistas de la AFP.

"Hay precariedad laboral, sueldos indignos y carencia de equipos suficientes de prevención del covid-19", expresó Marcelo Userpater, especialista en nefrología y urgencias domiciliarias, de 56 años, al frente de la marcha.

Los profesionales vistieron sus túnicas blancos y usaron mascarillas protectoras para dar varias vueltas en torno al tradicional Obelisco de la capital argentina, a pie o en vehículos.

Se exhibieron diversos carteles con sus demandas, entre ellas un incremento en el valor de cada consulta que las empresas de medicina privada pagan entre 200 y 400 pesos (de 3 a 6 dólares al cambio).

Otro motivo de la protesta fue la causa judicial iniciada contra dos médicos de un geriátrico de la provincia de Córdoba (centro-oeste), una de las más pobladas, a quienes se acusa de haber contagiado a internos.


"No somos héroes ni somos asesinos", dijo Ana Pernas, cirujana pediátrica de 45 años, al resaltar la contradicción de que la gente sale de noche a los balcones a aplaudir la valentía del personal médico, pero en la justicia se les imputan acciones criminales.

En Argentina, se han registrado unos 800 contagios de coronavirus entre el personal de salud, con una decena de fallecimientos, en momentos en que se contabilizan en el país más de 13.000 infecciones, con 492 muertos y 4.300 pacientes recuperados hasta el miércoles.

"Hay elementos de seguridad que no nos llegan o llegan tarde. Hay salas de terapia intensiva que tuvieron que ser cerradas por las infecciones", describió Userpater.

La tasa de mortalidad es de 9,8 por cada millón de habitantes. La población es de 44 millones y el foco mayor de la pandemia está en Buenos Aires y su periferia, con cerca de 80% de los casos.

"Nuestra vocación y humanismo es no poner jamás en riesgo la vida de un paciente o de un colega. Si estamos atendiendo a una persona asintomática que no ha sido testeada no pueden culparnos de transmisión del virus", dijo Pernas.