Sidney Blanco fue magistrado de la Sala de lo Constitucional hasta junio de este año. / DEM

Nacionales

“Me es indiferente conocer o no el caso Funes”: Sidney Blanco

Yolanda Magaña / Iliana Cornejo

sábado 8, septiembre 2018 • 12:01 am

Compartir

El juez Quinto de Instrucción, Edward Sidney Blanco, dijo que no comparte los argumentos por los que ha sido recusado ante la Cámara Segunda de lo Penal, en el caso donde se procesa al expresidente de la república, Mauricio Funes, por el delito de lavado de dinero de $351 millones, según la Fiscalía General de la República.

Ayer, Blanco dijo que le es indiferente si conoce o no el referido proceso judicial, porque: “Yo soy juez y una de las características ha sido la independencia y la imparcialidad”.

“Yo he dicho que no tengo ningún interés en conocer, me es indiferente conocer o no conocer del caso Funes, los jueces no nos aferramos a conocer o desprendernos de los casos”, dijo ayer el juez en un conversatorio donde fue abordado sobre el tema.

Contra Blanco han sido presentadas dos solicitudes de recusación, es decir, peticiones para que no sea él quien  conozca la fase probatoria del proceso judicial por lavado de dinero.

La primera fue presentada el 24 de agosto por el abogado Oscar Armando Genovez, defensor de Rigoberto Palacios Panameño y José Armando Escobar, parte del grupo procesado con el expresidente.

La segunda fue presentada por la defensa de la ex primera dama de la república, Vanda Pignato; ambas recusaciones argumentan que Blanco conoció del caso de enriquecimiento ilícito del expresidente Funes, cuando fue magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

El 9 de febrero del 2016, la Corte ordenó a una cámara de lo civil iniciar un juicio por más de $700,000 que el exmandatario no supo justificar su origen.

El 28 de noviembre de 2017, la Cámara Segunda de lo Civil de San Salvador condenó a Funes a devolver $206,660.55 que según las magistradas fue lo enriquecido ilícitamente durante su mandato.

Esta investigación de tipo civil dio la pauta para que la Fiscalía General de la República iniciara una investigación penal por lavado de dinero y el pasado 8 de junio acusó a Funes, a su actual pareja, a sus hijos y tres exesposas y una treintena de personas más, de haber lavado $351 millones de la Cuenta Institutional Subsidiaria del Tesoro Público de Casa Presidencial. Actualmente, Funes tiene una orden de captura vigente.