Editorial

lunes 5, junio 2017 • 12:00 am

Malas señales en un aniversario de Gobierno

Compartir

El presidente Salvador Sánchez Cerén cumplió tres años en el Gobierno haciendo una vez más lo que estamos acostumbrados a ver: un doble discurso. Uno formal en el que ofrece pactos y acuerdos, y otro ante su militancia partidaria en el que ataca, fustiga y amedrenta a la Sala de lo Constitucional, opositores y medios de comunicación.

Más allá del fondo del discurso, que ya algunos catalogaron como alejado de la realidad, es el doble discurso lo que es preocupante. ¿Cuál es el verdadero? ¿Cómo puede generarse certidumbre con ese doble discurso?

Además, fue penoso y preocupante ver a los mandos militares en un acto político partidario, algo totalmente violatorio de nuestra Constitución. Este mando militar hace rato que dejó de respetar hasta las apariencias y es claro su compromiso político-partidario. Que penoso también fue ver a los empleados públicos participando en horas laborales de un acto político-partidario, en muchos casos forzados por sus jefes y el cierre obligatorio de Medicina Legal.

Caso aparte fue el diputado arenero entrando con una pistola al Salón Azul, mostrando una enorme falta de inteligencia intelectual y emocional, un precedente peligroso.

Señales peligrosas de país.