magneto-mercurioLas agrupaciones mexicanas Magneto y Mercurio revivieron junto con los salvadoreños sus mejores épocas en un concierto lleno de energía, amor y magia, el viernes por las noche.

Escena

Magneto & Mercurio explotaron corazones

Marcela Moreno

lunes 7, noviembre 2016 • 12:00 am

Compartir

Las agrupaciones mexicanas Magneto y Mercurio revivieron junto con los salvadoreños sus mejores épocas en un concierto lleno de energía, amor y magia, el viernes por las noche.

A las 9:30 p.m., en el anfiteatro del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (Cifco), comenzó a sonar tremendo con los mejores éxitos musicales de ambos grupos y la audiencia bailó con las coreografías de Alan, Tono, Mauri, Álex y Elías, de Magneto; y de Daniel, Rodrigo, Elías, Héctor y Alfonso, de Mercurio.

El dinamismo fue un ingrediente clave de la noche, ambas agrupaciones intercambiaron papeles al inicio, Mercurio interpretó “Mira, Mira, Mira” de Magneto, así como ellos entonaron “Azúcar y Maldad”, para después unirse y cantar juntos, a lo que las fans respondieron frenéticamente con gritos y aplausos.

“Toda esta música es parte de tu historia, y mi historia y ahora hacen una misma; les prometo que volverán a tener 13 años”, dijo Héctor, de Mercurio, cuando saludó a sus fans.

El público recordó con nostalgia las canciones que los acompañó durante su adolescencia como “La puerta del colegio”, “Chicas chic” y “Tienes Magia”.

Para los integrantes de ambos grupos no fue fácil reunirse, pero después de ensayar duro y aprender coreografías y letras, se dieron cuenta que generaron una gran química y ahora son una gran familia.


Durante el concierto, Magneto y Mercurio lograron explotar los corazones de los asistentes con melodías como “Bye, Bye, Babe” y “40 grados”.

Una de las curiosidades de la noche fue cuando Elías, de Magneto, y Rodrigo, de Mercurio, bajaron para cantar entre el público, momento que las fans aprovecharon para tomarles fotografías y saludar a sus ídolos.

Y para dejar cautivadas a las salvadoreñas, los integrantes de Magneto y Mercurio se despidieron con las clásicas y más esperadas, “Enamoradísimo” y “Vuela, Vuela”.