Editorial

miércoles 13, marzo 2019 • 12:00 am

Maduro y Ortega, los verdugos del periodismo

Compartir

Las dictaduras de Nicolás Maduro en Venezuela y de su aliado Daniel Ortega en Nicaragua, se han convertido en una pesadilla para la libertad de prensa, cerrando medios de comunicación y persiguiendo periodistas críticos de ambos regímenes.

El último episodio es el del periodista y activista de derechos humanos venezolano Luis Carlos Díaz, detenido en Caracas por agentes de inteligencia  y acusado de provocar un apagón que afecta todo el país, algo que los análisis técnicos atribuyen a la incapacidad gubernamental.

No es el único caso. En lo que va del año, más de 40 periodistas han sido detenidos arbitrariamente en Venezuela, según el Sindicato Nacional de Periodistas de ese país.

En Nicaragua, la situación no es muy diferente. En el último año, el asesinato del periodista Ángel Gahona sigue impune, cientos de periodistas han sido amenazados, dos están en la cárcel acusados por “terrorismo”, cerca de 70 han tenido que exiliarse, varios medios de comunicación han sido cerrados y a los principales periódicos del país se les retiene la tinta y el papel en aduanas.

El peor temor de una dictadura es la libre expresión, los medios de comunicación que denuncian los abusos de esos regímenes crueles que han hundido a sus pueblos en el oscurantismo y la miseria.