El Mundo

Madrugada de votación en el Senado de EEUU sobre plan de estímulo de Biden

AFP

sábado 6, marzo 2021 • 9:26 am

Compartir

Los senadores estadounidenses siguen examinando el sábado de madrugada una larga serie de enmiendas al plan de estímulo de 1,9 billones de dólares impulsado por Joe Biden, en una sesión maratónica destinada a aprobar este paquete económico durante el fin de semana.

Tras nueve horas de bloqueo, los demócratas y la Casa Blanca lograron convencer durante la noche del viernes al sábado a un senador moderado de votar una enmienda sobre las prestaciones por desempleo.

Este acuerdo nos permite avanzar en este plan que necesitamos de manera tan urgente". Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca.

El estudio del plan de estímulo, necesario para que la primera economía del mundo, muy afectada por la pandemia, se mantenga a flote, se prevé largo.

Tras salir del bloqueo que paralizó la sesión, los senadores iniciaron un procedimiento en el que se puede proponer decenas de enmiendas y exigir un voto sobre cada una. Un momento que la oposición republicana aprovecha para detallar sus quejas.


Los demócratas tienen una ligera mayoría en el Senado, donde controlan igual número de escaños que los republicanos (50), pero en caso de empate, la vicepresidenta Kamala Harris dispone de un voto decisivo. El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, se mostró convencido de poder adoptar el plan "esta semana".

El objetivo de los demócratas es adoptarlo antes del 14 de marzo, el día en que finalizará la extensión del pago de subsidios por desempleo decidida en el anterior plan de rescate.

El paquete de ayuda de Biden prevé, entre otros, cheques de 1.400 dólares para millones de estadounidenses y 350.000 millones de ayudas a los Estados y municipios.

También se destinarán miles de millones a luchar contra la pandemia, por ejemplo 49.000 millones para fomentar los diagnósticos e incentivar la investigación, y más de 14.000 millones para aumentar el ritmo de la vacunación.

Una vez aprobado, el plan volverá a la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, donde ya fue aprobado a finales de febrero, para una votación final, antes de ser promulgado por el presidente.