Escena

Lúdica, gráfica y colorida, Dior cambia de línea para que nos sintamos bien

AFP

martes 28, septiembre 2021 • 11:08 am

Compartir

La pandemia ha traído un cambio radical en la nueva colección femenina de Dior: colores vivos, ropa deportiva, siluetas visibles y sencillas inspiradas en los años 60.

Vestidos de corte trapecio en verde y naranja, con enormes lazos, abrigos color coral y lavanda, pantalones cortos, minifaldas y chaquetas estructuradas: la colección primavera-verano 2022 rompe con el estilo habitual, fluido y matizado, de la directora artística de moda de mujer de Dior, Maria Grazia Chiuri.

¿Ha cambiado la pandemia nuestra forma de vestirnos?

"Hay un cambio en cómo nos sentimos, nos vemos todos más vulnerables, y cada uno responde a su manera, unos desean aislarse y otros vivir intensamente. Para mí, hay que vivir todos los días", declaró la creadora italiana durante el primer pase.

Para ello, sigue los pasos de Marc Bohan, director artístico de la casa en los años 60, que hizo la primera colección de prêt-à-porter y de deporte, con trajes de esquí hechos con materiales "técnicos" de la época.


Ropa ajustada para mujeres liberadas y activas, tan revolucionario como el New Look de Christian Dior tras la Segunda Guerra Mundial.

Desde hace varias temporadas, Maria Grazia Chiuri busca repensar la chaqueta bar ajustada, emblema histórico del New Look, para hacerla más flexible y despegada del cuerpo. Sin embargo, en esta última colección, han puesto el acento en la línea "boxy" (cuadrada).

"Hay un trabajo importante en la chaqueta. Quería mostrar que no solo existe la chaqueta bar" en el léxico de la casa, señala.

Jugar con la moda

"Me gusta mucho, es un cambio radical, es bonito, joven, optimista. Lo que necesitamos, colores, salir del negro y el azul marino, estampados casi brasileños", señala Pascal Coppin.

La escenografía del desfile, diseñada por la italiana Anna Paparatti, figura de la escena romana de los años 60, acompañó este martes la sensación de inesperado, como la colección, entre el "juego del absurdo" y la performance.

"La colección nace de la necesidad de mostrar hasta qué punto la moda es un juego con aspectos lúdicos muy importantes, pero también educativos", destaca Maria Grazia Chiuri.

"La gente usa la moda como forma de expresión, para jugar, para representarse. Al final, la moda es una gran performance", concluye.

Las modelos desfilaron al son de la música electrónica del grupo italiano Il Quadro di Troisi, en un escenario de 360º, evocador de los colores chillones, las formas geométricas tan en boga en los años 60.

Un desfile de aires rupturistas, tras prácticamente dos años de encierro vital a causa de la pandemia.