Editorial

jueves 29, noviembre 2018 • 12:00 am

Los subsidios y el poco alivio a los más pobres

Compartir

En un país como el nuestro donde sobran necesidades y escasean recursos, que el Banco Mundial  advierta en un estudio que solo el 28 % del gasto público en subsidios beneficia a los salvadoreños más pobres, logrando un impacto reducido en el combate a la desigualdad y la pobreza, es para preocuparnos y preguntarnos sobre la focalización y optimización de recursos.

Parte del problema es que históricamente las decisiones sobre los subsidios han sido más políticas electoreras que estudios técnicos apegados a la realidad. Según el estudio “Soluciones de política basadas en la ciencia del comportamiento”, del total de la población salvadoreña, el 40 % más pobre recibió solo el 28 % del gasto en subsidios ese año. Mientras tanto, el 40 % más rico se benefició con el 54 % de los fondos destinados a subvenciones estatales.

¿Cómo se puede explicar semejante incoherencia? En que las decisiones gubernamentales han sido tomadas con criterios poco técnicos.

La solución evidente para reparar la desigualdad es impulsar políticas de focalización del gasto en subvenciones, dice el Banco Mundial no sin antes advertir de las consecuencias políticas de una decisión en ese sentido. Pero hay que tomar esas decisiones porque el país no da para más.