Editorial

miércoles 14, noviembre 2018 • 12:00 am

Los problemas fiscales del país persisten

Compartir

El el déficit fiscal de 2019 rondará el 3.7 % del Producto Interno Bruto (PIB), el porcentaje más alto en los últimos tres años, advertía ayer el economista Luis Membreño, tomando como referencia el anteproyecto del presupuesto general para el 2019, es decir, el plan de gastos que heredará el próximo Presidente de la República.

El próximo gobernante heredará una situación fiscal nada envidiable y un nivel de endeudamiento sin precedentes en la historia salvadoreña. Por mucho tiempo, economistas locales y organismos financieros internacionales han advertido de la necesidad de un gran acuerdo fiscal para salir de este dramático ciclo de problemas financieros.

Las estimaciones a partir del anteproyecto del presupuesto general es que en 2019 el déficit en el gobierno central, las descentralizadas, las empresas públicas y el FOP, harían un total del déficit en el SPNF con pensiones por $972.5 millones para 2019.

Parte del problema que señalan los economistas es que el ahorro que se habría generado por la reforma de pensiones “se lo consumieron” por el incremento de gastos este 2018, que a agosto pasado creció un 8 % y representó $465 millones de incremento. Así ningún Estado es sostenible y de ahí la necesidad de que los candidatos expliquen claramente sus planes o encontrarán una catástrofe sin solución.