Editorial

jueves 3, mayo 2018 • 12:00 am

Los primeros pasos en la nueva Asamblea

Compartir

La nueva Asamblea Legislativa ha firmado un protocolo de entendimiento que, entre otras cosas, ha prometido una reducción del 5 % de gastos, un signo positivo pero no suficiente en una política de austeridad que esté acorde a las circunstancias.

Ciertamente la directiva tuvo una leve reducción de miembros, pero no es suficiente. La Junta Directiva de la Asamblea Legislativa de El Salvador es más grande que congresos que tienen cinco veces más diputados, como los de México o Brasil. Tiene más directivas que el congreso guatemalteco que cuenta con muchos más legisladores. Es simplemente demasiado e innecesario contar con tantos directivos.

Ojalá que el anuncio de que se restringirán asignaciones de viajes, o que no adquirirán nuevos vehículos, se hagan realidad. Y ni qué decir de no pagar seguros privados médicos hospitalarios con fondos públicos para diputados. Este último elemento es uno de los más repudiados por la ciudadanía salvadoreña.

El acuerdo promete revisar recursos como vehículos, telefonía, combustible y otros. Pero también deberían hacer una seria auditoría del personal. La planilla legislativa se ha multiplicado de manera vertiginosa y eso no puede seguir así. Los partidos políticos vacían a sus militantes en los puestos de la Asamblea y luego solo engrosan  en cada legislatura la cantidad de empleados. Hay mucho por hacer en el tema de austeridad.