Cruz Sánchez Presentación, José David Hernández, Óscar Rufino Jiménez, Salvador González, Tomás Eufrasio Soriano, José Rodolfo Rojas Telule y Alicia del Carmen Martínez Ángel, tienen mucho en común. A los siete se les vincula con violaciones sexuales en perjuicio de niños. Los primeros cuatro ya fueron condenados y los otros están enfrentando el proceso judicial.  La semana anterior el Informe Anual de Hechos de Violencia contra las Mujeres presentado por la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC) reveló en 2019 se dio un aumento en los casos de violencia sexual contra las mujeres en El Salvador y que el 50 por ciento de los casos es en perjuicio de niñas y adolescentes.

Opinión

Los niños también son violados

Jaime Ulises Marinero / Periodista @ulisesmarinero

martes 15, diciembre 2020 • 12:00 am

Compartir

Cruz Sánchez Presentación, José David Hernández, Óscar Rufino Jiménez, Salvador González, Tomás Eufrasio Soriano, José Rodolfo Rojas Telule y Alicia del Carmen Martínez Ángel, tienen mucho en común. A los siete se les vincula con violaciones sexuales en perjuicio de niños. Los primeros cuatro ya fueron condenados y los otros están enfrentando el proceso judicial.  La semana anterior el Informe Anual de Hechos de Violencia contra las Mujeres presentado por la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC) reveló en 2019 se dio un aumento en los casos de violencia sexual contra las mujeres en El Salvador y que el 50 por ciento de los casos es en perjuicio de niñas y adolescentes.

Por supuesto que tiene razón la DIGESTYC, la violencia sexual va en aumento lo cual es atribuible a múltiples factores, uno de ellos la falta de denuncia y la pérdida de valores. Ningún caso de agresión sexual debe quedar impune, las personas deben acudir a las autoridades y denunciar estos hechos para que se sancione a los agresores, independientemente de quienes sean los culpables.

Lo que llama la atención es que muchos organismos o instituciones suelen hablar de violencia sexual contra las mujeres (niñas y adolescentes), pero pocos incluyen o hablan de la violencia sexual contra los hombres (niños y adolescentes), la cual es mucho más frecuente de lo imaginable. Parece que hay organismos e instituciones interesadas en ocultar o desapercibir los casos de agresiones sexuales en contra de los varones. A las niñas hay que protegerlas, pero igual también hay que proteger a los niños de los abusadores (as) que pueden estar en cualquier sitio, a toda hora y en cualquier personalidad. Generalmente los violadores suelen ser personas conocidas de las víctimas, incluso se habla que muchas veces el violador suele estar en la comunidad… o en casa.  En lo que va del mes se han conocido seis casos de agresiones sexuales en los cuales las víctimas fueron niños abusados por adultos, en un caso que llamó la atención y despertó el morbo de propios y extraños fue el de una joven mujer madre de familia que hasta se había acompañado con su víctima.

En San Vicente se conocieron dos casos de condena. En uno el “predicador evangélico” Cruz Sánchez Presentación fue condenado a 16 años de cárcel por haber violado a un menor de 12 años. El tipo salía a predicar de casa en casa y en la zona rural de Apastepeque se aprovechó de la inocencia del niño para someterlo a sus vejámenes en más de una ocasión. Siempre en San Vicente, José David Hernández fue sentenciado a 20 años de cárcel por violar a un niño de cinco años; mientras que un tribunal de San Miguel impuso 20 años de prisión a Oscar Rufino  Jiménez, quien violaba a su hijastro de nueve años; y en San Salvador un tribunal sentenció a 20 años de prisión a Salvador González, por violar en reiteradas ocasiones a un niño de diez años.

En los juzgados también se procesa a otras tres personas que igualmente son acusadas por violación. En Santa Ana es acusado Tomás Eufrasio Soriano, sospechoso de haber abusado de un niño de diez años; mientras que en Sonsonate el procesado es José Rodolfo Rojas Telule acusado de agredir sexualmente a un niño de apenas cuatro años. El caso más mediático es ventilado en los tribunales de Cojutepeque en donde Alicia del Carmen Martínez Ángel es procesada por violación en perjuicio de un adolescente de 13 años, con quien había “formado un hogar”.

La verdad es que niños y niñas están expuestos a ser víctima de seres irracionales que se aprovechan de su inocencia.  Los padres de familia tenemos que tener mucha conciencia para saber orientar a nuestros hijos. Hay que educarlos adecuadamente, hablar con ellos, controlar permanentemente su entorno, conocer a sus amigos y compañeros, estar pendientes de sus manifestaciones conductuales y vigilar exhaustivamente sus redes sociales. Ningún niño o niña debe tener acceso a redes sociales sin la supervisión de sus padres. Muchos casos de violación a niños, niñas y adolescentes se originan por el acceso a las redes sociales. En las redes pulular cientos o miles de enfermos mentales listos para aprovecharse de los más inocentes. Se conocen muchos casos de violadores que conocieron a sus víctimas a través de las redes sociales. Cuidemos a nuestros niños y niñas… los violadores no hacen diferenciación de género.