Incendios forestales azotaron Australia a finales del 2019 y principios del 2020./ AFP.

El Mundo

Los incendios de Australia impactaron más al clima en 2020 que el covid-19, según estudio Los incendios forestales australianos enfriaron el hemisferio sur hasta tal punto que bajaron las temperaturas promedio de la superficie de la Tierra.

Europa Press con edición de Leonardo Cerón

sábado 31, julio 2021 • 10:30 am

Compartir

La ola de incendios forestales que arrasó Australia desde finales de 2019 hasta 2020 tuvo un impacto más inmediato en el clima global que los confinamientos relacionados con la pandemia del covid-19.

Estos fuegos sin precedentes bombearon columnas de humo que alcanzaron la estratosfera y rodearon gran parte del hemisferio sur.

El principal forzamiento climático de 2020 no fue covid-19 en absoluto. Fue la explosión de incendios forestales en Australia". dijo en un comunicado John Fasullo, científico del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) de Estados Unidos y autor principal del nuevo estudio.

El nuevo estudio se publica en Geophysical Research Letters, la revista de AGU para informes de alto impacto y formato corto con implicaciones inmediatas que abarcan todas las ciencias de la Tierra y el espacio.

LEA TAMBIÉN: Humo de incendios forestales de Australia llega hasta Chile y Argentina

Fasullo y sus coautores descubrieron que los bloqueos asociados con el covid-19 tuvieron una ligera influencia de calentamiento en el clima global. Este efecto, que otros estudios científicos han demostrado a nivel regional, tiene que ver con los cielos más despejados que resultaron de menos emisiones, lo que permitió que más calor del Sol llegara a la superficie de la Tierra.


Infrarrojo satelital muestra incendios forestales al este de Orbost, Australia./ AFP.

Fuegos de Australia enfriaron el hemisferio Sur.

En contraste, los incendios forestales australianos enfriaron el hemisferio sur hasta tal punto que bajaron las temperaturas promedio de la superficie de la Tierra. Esto se debe a que los sulfatos y otras partículas de humo interactúan con las nubes para hacer que sus gotas sean más pequeñas y reflejar más radiación solar entrante de regreso al espacio, reduciendo la absorción de la luz solar en la superficie.

Fasullo y sus coautores de NCAR utilizaron técnicas avanzadas de modelado por computadora para cuantificar la influencia climática de las reducciones en el tráfico y la actividad industrial relacionada con covid-19, así como el humo emitido por los incendios.

Los investigadores descubrieron que los bloqueos relacionados con la pandemia de 2020 tuvieron una influencia relativamente modesta y gradual que resultará en un calentamiento promedio en todo el mundo de alrededor de 0,05 grados Celsius para fines de 2022. En contraste, los incendios tuvieron un impacto más breve, pero más significativo, enfriando el planeta en unos meses alrededor de 0,06 grados Celsius.

El nuevo estudio ilumina los efectos sorprendentemente amplios de los grandes incendios forestales en el sistema climático mundial. Aunque puede parecer contradictorio que los incendios, que están asociados con el clima cálido, puedan tener una influencia de enfriamiento temporal, su humo tiende a bloquear la luz solar y modificar las nubes.

Los científicos han realizado una serie de estudios sobre los efectos potenciales del calentamiento de las temperaturas en los incendios forestales, que se han vuelto cada vez más destructivos en los últimos años, así como los impactos localizados de los incendios en el clima. Pero han dedicado menos investigación a lo que los incendios pueden presagiar para el clima global, incluidos los patrones de temperatura y precipitación a gran escala.

La investigación del NCAR indica que los grandes incendios inyectan tantos sulfatos y otras partículas en la atmósfera que pueden alterar el sistema climático, empujar las tormentas eléctricas tropicales hacia el norte desde el ecuador y potencialmente influir en el calentamiento y enfriamiento periódico de las aguas tropicales del Océano Pacífico conocido como El Niño y La Niña.

Lo que muestra esta investigación es que el impacto de los incendios forestales regionales en el clima global puede ser sustancial. Hay huellas dactilares a gran escala de los incendios tanto en la atmósfera como en el océano. La respuesta climática estuvo a la par con una gran erupción volcánica". dijo Fasullo.