Editorial

sábado 3, febrero 2018 • 12:00 am

Los imparables costos del crimen en los negocios

Compartir

Un reporte del el Índice sobre Libertad Humana, del canadiense Instituto Fraser, publicado en enero pasado revela que los costos que el crimen ocasiona a las empresas en El Salvador no se han reducido desde 2008. Todos los que emprenden negocios en El Salvador saben lo que eso significa, no importa el tamaño de la empresa, la inseguridad cuesta demasiado a los empresarios y a los consumidores.

Como muestra, el Consejo Nacional de la Pequeña Empresa de El Salvador (Conapes) sostiene que el 92 % de las pequeñas empresas paga extorsiones a grupos delincuenciales para que les permitan desempeñarse en sus negocios. Estas empresas generan el 67 % de los empleos en el país.

Los costos de las grandes empresas en materia de seguridad también son inmensos y se incrementan año con año. En todo caso, los que terminan pagando el incremento son los consumidores que reciben el traslado de esos costos.

Es imposible pensar en que la economía del país va a mejorar sin que se ataquen estos problemas de seguridad. Para eso se necesitan estrategias inteligentes, consistentes. Habrá que esperar que los aspirantes presidenciales puedan estructurar un camino que realmente alivie esta tragedia nacional.