Editorial

miércoles 27, octubre 2021 • 12:00 am

Los hermanos Guerrero Toledo, doloroso símbolo de los desaparecidos El fenómeno de las desapariciones causa demasiado dolor en las familias salvadoreñas que quieren respuestas.

Compartir

Han pasado más de dos meses desde la desaparición de los hermanos Guerrero Toledo en Santa Tecla y aún no se sabe nada de su paradero. El ministro de Seguridad ha asegurado que están trabajando arduamente para resolver el caso que se ha convertido en un doloroso recuerdo que la violencia criminal continúa cobrando víctimas en nuestro país.

Los hermanos Karen y Eduardo Guerrero Toledo, desaparecieron el 18 de septiembre  y se dirigían a la zona de Ciudad Merliot, en Santa Tecla, pero extrañamente el último mensaje enviado habla de que el conductor del vehículo de alquiler supuestamente se había perdido en Nuevo Cuscatlán.

Tristemente el caso de estos hermanos no es único pero se ha vuelto un símbolo de las desapariciones en estos días. Ya vimos lo ocurrido en Chalchuapa, donde un sujeto había convertido su vivienda en un cementerio clandestino, asesinando decenas de personas en un caso que da mucho por investigar aún.

Esta semana varias organizaciones advertían de que las desapariciones continúan ocurriendo en el país y que hasta un 40 % corresponden a mujeres y adolescentes. Muchos de esos casos jamás son resueltos.

El país tiene una enorme deuda sobre los desaparecidos. Desde finales de los años 70 cuando por razones políticas  la gente era desaparecida por los bandos en conflicto, hasta hoy que en su mayoría son víctimas de las pandillas, este fenómeno es recurrente en nuestra realidad nacional.

Esperemos que las autoridades investiguen a profundidad este caso y encuentren a quienes han sido responsables de los hechos, no solo en este caso, sino en muchísimos más en los que las familias esperan respuestas. Solo con castigos ejemplares dejaremos de ver tanto sufrimiento por desapariciones para la sociedad salvadoreña.