En tiempos electorales siempre florece lo peor de los seres humanos. Algunos funcionarios públicos y ciertos candidatos no entienden de tolerancia, respeto, ética y sensibilidad, de manera que son gobernados por la avaricia y las ansias de acumular poder, por ello no les importa violentar la ley con tal de conseguir todo el rédito electoral posible. Bajo esas circunstancias vemos al presidente Bukele, como activista del partido Nuevas Ideas, haciendo campaña abierta y pidiendo el voto de forma descarada, con el argumento que quiere más diputados para que le acompañen en los proyectos de gobierno, olvidando que la Constitución y el Código Electoral le prohíbe terminantemente que use los recursos del gobierno para la obtención de beneficios electorales.

Opinión

Los funcionarios públicos están al servicio del Estado

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios @Jaime_RO74

miércoles 17, febrero 2021 • 12:00 am

Compartir

En tiempos electorales siempre florece lo peor de los seres humanos. Algunos funcionarios públicos y ciertos candidatos no entienden de tolerancia, respeto, ética y sensibilidad, de manera que son gobernados por la avaricia y las ansias de acumular poder, por ello no les importa violentar la ley con tal de conseguir todo el rédito electoral posible. Bajo esas circunstancias vemos al presidente Bukele, como activista del partido Nuevas Ideas, haciendo campaña abierta y pidiendo el voto de forma descarada, con el argumento que quiere más diputados para que le acompañen en los proyectos de gobierno, olvidando que la Constitución y el Código Electoral le prohíbe terminantemente que use los recursos del gobierno para la obtención de beneficios electorales.

El Art 218 Cn. establece que “los funcionarios y empleados públicos están al servicio del Estado y no de una fracción política determinada. No podrán prevalerse de sus cargos para hacer política  partidista. El que lo haga será sancionado de conformidad con la ley” a pesar de ello se ha visto exactamente lo que hacía el partido ARENA y el FMLN, en tiempos electorales, es decir que desde CAPRES, se han destinado recursos para favorecer al partido NI.

Han tapizado a El Salvador, con publicidad de todo tipo, han hecho uso de los bienes de diferentes instituciones pertenecientes al Ejecutivo, del mismo modo; los granos básicos, semillas, alcohol gel y mascarillas provenientes del gobierno central, son distribuidas por el partido NI, es decir todo un despliegue de recursos públicos para favorecer al partido NI, pero para configurar el delito con alevosía y ahogar de una vez por todas a la oposición el presidente Bukele, ordenó que no se diera el FODES, a pesar que es un derecho constitucional que tienen las alcaldías de recibir un porcentaje de los ingresos corrientes.

De manera que el objetivo diseñado desde CAPRES, es que los alcaldes no efectúen ningún tipo de obra en el contexto electoral, tal como se mofará el Ministro de Hacienda en un mitin del partido NI, donde dijo que el FODES lo daría después de las elecciones, de modo que los que ahora desgobiernan, nos están conduciendo hacia una dictadura peligrosa, ante la vista impávida de miles de salvadoreños que prefieren guardar silencia con tal de no perder algunos privilegios provenientes del gobierno central, por otra parte algunos salvadoreños radicados en otros países vienen únicamente a votar a favor de NI.  Sin conocer el trasfondo oscuro de cómo se ha venido gobernando por más de un año y medio El Salvador, donde la deuda publica aumento un 23% con respecto al PIB, la corrupción actual solo es comparada en los tiempos de conciliación nacional, el nepotismo es el pan de cada día, la seguridad del país se ha limitado a un pacto con las pandillas tal como lo hicieron los partidos ARENA y el FMLN,  la rendición de cuentas la circunscriben a una hoja de papel, pero los documentos que soportan las compras transparentes efectuadas en el contexto de la pandemia no han sido mostradas por ningún funcionario del presidente Bukele.

En otros palabras, no quieren rendir cuentas de cómo han gastado millones de dólares, de modo que estamos frente a más de lo mismo, pero corregidos y aumentados, porque esta nueva clase de políticos no le tiene miedo al cinismo, ni si quiera  esconden  la corrupción sino que a plena luz del día hacen y deshacen con los recursos pertenecientes al pueblo, pero como el presidente goza aun de una gran popularidad, aun que las personas vean las evidencias de la corrupción, en su cerebro se resisten a creer porque la publicidad masiva desde casa presidencial es tan amplia y poderosa que logra confundir aun a personas académicas.

En suma como buenos ciudadanos estamos obligados a escrutar con pinzas la vida publica de cada candidato a la Asamblea Legislativa para elegir a los más capaces, probos y que no sean autómatas, para no dar todo el poder al presidente, sino que debemos de salir a votar de forma masiva para equilibrar el poder y matar la dictadura que esta en camino.