Editorial

lunes 8, febrero 2021 • 12:00 am

Los enormes riesgos que nos advierte Moody’s La calificadora de riesgos Moody’s ha alertado sobre los riesgos que pueden agravar la condición de la economía salvadoreña.

Compartir

La salud de la emisión de valores salvadoreños ha llegado a estado delicado, crítico, según ha advertido recientemente la agencia calificadora de riesgo Moody’s, que ve al país a un peldaño de caer en Caa1, es decir, “títulos de baja solvencia” y con un alto riesgo de un impago.

El informe alerta sobre riesgos para la economía en los próximos dos años y sobre la creciente exposición que la administración del Ejecutivo de Nayib Bukele tiene con la deuda de corto plazo. La calificadora advierte además que las condiciones de financiamiento seguirán siendo muy estrictas para El Salvador -tanto en el mercado interno como en el externo- para los próximos dos años.

La agencia considera que las condiciones en las que El Salvador puede acceder a los mercados globales se han deteriorado drásticamente  lo que refleja una mayor preocupación de los inversionistas sobre las estrictas condiciones de financiamiento, la respuesta de política del gobierno y las implicaciones que esto podría tener en la sostenibilidad de la deuda”.

En otras palabras, las condiciones del país para obtener financiamiento serán cada vez más difíciles. Por eso Moody’s señala que la administración de Nayib Bukele tiene un compromiso declarado de comenzar a consolidar su deuda a través de la banca multilateral “en montos suficientes para cubrir las necesidades de financiamiento, pero que anticipa que un ajuste fiscal combinado de al menos tres puntos porcentuales del PIB.

Ante un mayor riesgo soberano, pocos inversionistas están dispuestos a prestar recursos y cuando lo hacen se otorgan bajo condiciones de intereses más altas. La deuda que se adquiere ahora va a impactar en nuestro futuro porque va a implicar un mayor pago de amortización e intereses. Hay que corregir el rumbo económico y nuevamente, la clave es el entendimiento con los empresarios, el Estado de Derecho, la estabilidad del clima de negocios. Cada detalle cuenta.