Editorial

miércoles 2, mayo 2018 • 12:00 am

Los enormes desafíos para Muyshondt

Compartir

Ernesto Muyshondt asumió ayer la alcaldía de San Salvador y tuvo un importante gesto que puede marcar su gestión: la sesión del Concejo Municipal estuvo abierta a los medios de comunicación y el nuevo jefe edilicio ha prometido mantenerlas abiertas e incluso transmitirlas.

Esta medida es un gran paso a la transparencia y un gran contraste con la opacidad de su antecesor que jamás permitió medios en las reuniones de Concejo y expulsaba periodistas de sus conferencias de prensa.

El otro gesto positivo fue el restablecimiento de los símbolos municipales históricos de la ciudad. El escudo y la bandera original de la alcaldía de San Salvador serán reinstalados y desaparecerá de nuestras calles esa bandera tan parecida a la del Estado Islámico que el alcalde anterior había impuesto.

Por supuesto, Muyshondt tiene mucho qué hacer. Cumplir con los servicios municipales tan deteriorados en la capital, como la recolección de basura y el mejoramiento de los parques; además, mejorar el mantenimiento de calles que su antecesor dejó deteriorar de una manera acelerada. Muyshondt debe mejorar la ciudad más allá de maquillar plazas y exhibirse en fotos como lo hacía el alcalde anterior. Son enormes los desafíos del nuevo alcalde, tiene promesas que cumplir, comunidades que no debe olvidar y además, contribuir a mejorar la seguridad.