Editorial

jueves 24, mayo 2018 • 12:00 am

Los enormes desafíos de la población urbana

Compartir

Tradicionalmente El Salvador y el resto de Centroamérica, se caracterizan por ser países que no planifican su futuro a largo plazo; por el contrario, prevalecen la improvisación y las soluciones cortoplacistas, pero un estudio de la ONU debería obligarnos, como nación, a empezar a planificar para los próximos 50 años.

Según un estudio del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hasta el 85.5 % de la población salvadoreña vivirá en las ciudades para 2050, frente al 72 % actual. Eso significa que habrá más de 6.5 millones de salvadoreños con un millón habitando en zonas rurales y 5.5 millones en el área urbana.

Lo anterior implicará enormes desafíos de vivienda, así como el transporte público, energía, servicios educativos y sanitarios, el abastecimiento de agua potable y además, la generación de empleos. Ante este futuro, la gran pregunta es ¿cómo abasteceremos de alimentos las grandes urbes si solo menos del 15 %  de los salvadoreños residirán en zonas rurales, donde precisamente se centra la producción agropecuaria?

El país nunca ha planificado su desarrollo y se desenfoca en las luchas por el poder político. Los gobiernos resuelven proyectos para lo inmediato, a veces para alcanzar pronto solo réditos electorales. Con estas proyecciones encima, hay que cambiar esa visión.