Un motociclista se prepara para emitir su voto. AFP

El Mundo

Los chilenos votan para suceder a Bachelet con Piñera de favorito

AFP

domingo 19, noviembre 2017 • 10:13 am

Compartir

Los "Tiempos mejores" que ofrece el candidato de derecha Sebastián Piñera o la "Fuerza de la Mayoría" que reivindica la obra de la socialista Michelle Bachelet que propone el oficialista Alejandro Guillier: los chilenos votaban este domingo para elegir presidente y renovar parte del Congreso.

Unos 14,3 millones de ciudadanos empezaron a las 08H00 (11h00 GMT) a votar en unos comicios que pueden suponer el regreso de la derecha al poder de la mano de Piñera, que ya presidió el país en 2010-2014, si se confirman las encuestas que lo dan como gran favorito, con 34,5% de las preferencias.

Sebastián Piñera. AFP

Cinco de los ocho candidatos presidenciales en liza habían emitido su voto tres horas después de las aperturas de las urnas. La más madrugadora fue la demócrata cristiana Carolina Goic en la región austral de Magallanes, mientras que Bachelet tuvo que sortear en Santiago una larga pasarela de mujeres que se acercaron para abrazarla y fotografiarse con ella.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet. AFP

"Es importante que la gente asista (a votar), que ejerza su derecho ciudadano y que vote porque sienta que representa lo que ellos quieren para Chile", dijo Bachelet, que evitó hacer pronósticos sobre la participación -uno de los fantasmas de la jornada- pero advirtió que espera una segunda vuelta, prevista para el 17 de diciembre.


Piñera, 67 años, que emitió su voto en Santiago, tuvo que sortear algunas protestas de jóvenes.

"Los chilenos vamos a tomar una decisión que va a afectar a nuestras vidas por muchas décadas", dijo el candidato de la derecha tras emitir su voto.

Por su parte, el senador Guillier, 64 años, segundo en las encuestas, exhortó a los chilenos a que acudieran a votar, tras sufragar en la región norteña de Antofagasta. "El ejercicio del voto es la esencia del sistema democrático", aseguró.

La fragmentación de partidos hace casi imposible que haya un vencedor en primera vuelta porque debería obtener el 50%+1 de los votos, pese a la ventaja de Piñera en las encuestas.