Conectados

Los celulares solamente se desbloquearán con el rostro

Redacción web / DEM

lunes 24, septiembre 2018 • 10:42 am

Compartir

 

Según un estudio realizado por Counterpoint Research, aunque el 66% de los fabricantes de dispositivos opten actualmente por los sensores de huellas digitales, los datos demuestran que recurren cada vez más a las tecnologías de reconocimiento facial biométrico.

Se prevé que para el 2020, todos los teléfonos inteligentes nuevos contarán con sensores biométricos. Por lo tanto, el reconocimiento facial se va a convertir en el estándar y creará una experiencia de usuario más segura y ergonómica.

IDEMIA, quien trabaja en Identidad Aumentada, acerca su experiencia en seguridad biométrica a los fabricantes de dispositivos electrónicos con IDEMIA 3D Face, el software que utiliza el reconocimiento facial tridimensional para desbloquear teléfonos inteligentes de manera simple y rápida.

“IDEMIA 3D Face combina seguridad y comodidad de uso con la tecnología más avanzada de reconocimiento facial tridimensional. Si bien los teléfonos inteligentes están a la orden del día, es fundamental adaptar sus características a nuestro estilo de vida. Por ello, IDEMIA se adelanta al futuro con una solución muy segura para utilizar de forma regular, con eficacia y de manera simplificada”, comenta Yves Portalier, vicepresidente ejecutivo y director general de la unidad de negocio objetos conectados.


IDEMIA trabaja con los algoritmos más avanzados, basados principalmente en la Inteligencia Artificial y probados en todos los grupos de usuarios. En este contexto, IDEMIA 3D Face presenta tecnología de vanguardia que permite calcular con exactitud la geometría tridimensional de un rostro, mediante la luz invisible de una cámara infrarroja, lo que ofrece niveles de seguridad incomparables. La solución también brinda una experiencia de usuario óptima, combinando comodidad de uso, reconocimiento confiable y seguridad integral.

El reconocimiento facial 3D de IDEMIA ahora es compatible con todos los teléfonos inteligentes que cuentan con la función de captura. La solución crea la posibilidad de usos futuros: próximamente, por ejemplo, podría incorporarse a la tecnología del vehículo para reconocer al propietario, o incluso identificar comportamientos de conducción anormales, como un conductor que se queda dormido.