Foto: AFP

Deportes

Los campeones italianos se dan un baño de masas en su regreso a casa La selección fue recibida ante la presidencia de la república por varios cientos de personas entusiasmadas y mantenidas a distancia por un cordón policial.

AFP

lunes 12, julio 2021 • 1:40 pm

Compartir

Italia celebró este lunes el regreso triunfal de su 'Nazionale', campeona de Europa de fútbol el domingo ante Inglaterra en Londres, en una Eurocopa victoriosa que actúa como bálsamo para el país después de un periodo doloroso.

Los jugadores de la 'Nazionale' se dieron un baño de masas desde un autobús en el que realizaron un recorrido triunfal por la capital Roma en medio de las aclamaciones de miles de italianos que invadieron las calles.

"It's coming to Rome" (se viene a Roma), gritó eufórico al término de la final el defensa Leonardo Bonucci, autor del gol del empate italiano y también anotador del tercer penal en la tanda en una final asfixiante en el estadio de Wembley (1-1 en el tiempo reglamentario, 3-2 en los penales).

Su compañero Giorgio Chiellini, capitán de los 'Azzurri', fue el encargado de levantar el trofeo al cielo londinense antes de presentarlo a sus hinchas este lunes por la mañana al salir del avión en Roma, luciendo una corona en la cabeza.

El lateral Leonardo Spinazzola, considerado el héroe desafortunado de esta edición después de haber sufrido una lesión en el tendón de Aquiles ante Bélgica en los cuartos de final, saltó los escalones del avión de Alitalia y cruzó la pista con muletas entre los vítores de los medios de comunicación y del personal del aeropuerto que tomaba fotografías.

Los 'Azzurri' se dirigieron luego a un hotel para descansar unas horas, antes de ser recibidos por el presidente de Italia, Sergio Mattarella, de 79 años, quien asistió a Londres para apoyarlos.


Chiellini aprovechó para dedicar la victoria a Davide Astori, antiguo internacional italiano de la Fiorentina, fallecido en 2018 a los 31 años de una anomalía cardíaca.

La selección fue recibida ante la presidencia de la república por varios cientos de personas entusiasmadas y mantenidas a distancia por un cordón policial. Cuando levantaron el trofeo, la muchedumbre ovacionó a sus héroes que posaron para las fotos.

Antes de llegar a la presidencia, su autobús, escoltado por la policía, era seguido en las calles de la capital por un largo séquito de motocicletas y vehículos, con los peatones aplaudiendo a su paso.

El primer ministro italiano, Mario Draghi, recibió a los futbolistas y también al tenista Matteo Berrettini, finalista del torneo de Wimbledon quien se reunió a su vez con Mattarella.