Aumentar el monto de las pensiones sin definir un financiamiento en el presupuesto, montar un diálogo para reformar el sistema de pensiones, subir la rentabilidad de las pensiones sin especificar de qué forma, definir pensiones mínimas y máximas, son algunas propuestas de los candidatos presidenciales y sus partidos políticos para mejorar el sistema que promete una pensión a los trabajadores salvadoreños cuando se retiran de sus carreras laborales luego de haber ahorrado un pequeño porcentaje de sus salarios.

Política

Lo que ofrecen y no para mejorar las pensiones

Yolanda Magaña

sábado 2, febrero 2019 • 12:05 am

Compartir

Aumentar el monto de las pensiones sin definir un financiamiento en el presupuesto, montar un diálogo para reformar el sistema de pensiones, subir la rentabilidad de las pensiones sin especificar de qué forma, definir pensiones mínimas y máximas, son algunas propuestas de los candidatos presidenciales y sus partidos políticos para mejorar el sistema que promete una pensión a los trabajadores salvadoreños cuando se retiran de sus carreras laborales luego de haber ahorrado un pequeño porcentaje de sus salarios.

La falta de financiamiento estatal, el escaso ahorro, los bajos salarios y la rentabilidad mínima, y el aumento creciente de la población mayor son los principales desafíos de todo sistema pensional.

En El Salvador, cada mes, un trabajador ahorra $7.25 por cada $100 de su salario, fondos que van a su cuenta de ahorro. Otros $7.75 de cada $100 de su salario son aportados por el empleador, de ello $5 van para la Cuenta de Garantía Solidaria –para las pensiones mínimas– $0.80 de ahorro, $1.07 a la comisión de la AFP y $0.87 al seguro de invalidez y sobrevivencia.

La Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones (SAP) obliga a utilizar hasta el 45% de los ahorros de los cotizantes para comprar Certificados de Inversión Previsional (CIP) al Gobierno, algo que no da una buena rentabilidad a los ahorros; aunque se espera que las AFP puedan  dentro de poco invertir hasta un 10 % de los ahorros en títulos extranjeros luego de una aprobación del Comité de Riesgos.

Especialistas han asegurado que los retos después de la reforma de 2017 son volver más rentables los ahorros, mejorar las pensiones, lograr que las empresas reporten a todos sus empleados, aumentar la cobertura y la aplicación del ahorro voluntario por parte de los cotizantes.

 


Propuestas

Ninguna de las propuestas plantea cambios drásticos al actual sistema de pensiones.

La única propuesta que plantea un sistema público es de Hugo Martínez, candidato presidencial del FMLN; sin embargo, plantea una afiliación voluntaria, propuesta que no prosperó en la reforma impulsada en 2017.

Luego, la propuesta de Nayib Bukele, candidato de GANA, menciona que estudiarán la creación de un fondo público, no detalla si éste sería obligatorio. Solo verbalmente, en un mítin, dijo que desmontaría el sistema neoliberal empezando por pensiones; sin embargo, tampoco lo detalló.

Los otros dos candidatos, Carlos Calleja y Josué Alvarado, tampoco hablan de cambio de sistema, sino de buscar aumentar la rentabilidad, sostenibilidad financiera del sistema y también de aumentar los montos de las pensiones.

 

Lea también >>

-Calleja y Lazo dicen que reforma de pensiones debe salir de un diálogo

-Alvarado prohibiría al Estado tomar fondos de pensiones

-Bukele ofrece desmontar sistema de pensiones, pero no en su programa

-Martínez pide subir la pensión mínima sin un financiamiento