Escena

Llegan los Oscar más diversos gracias a los reclamos y a la pandemia

AFP

viernes 23, abril 2021 • 5:00 am

Compartir

Actores afrodescendientes como favoritos en varias categorías, mujeres y cineastas de origen asiático que compiten por el premio a la mejor dirección: este año los Oscar están batiendo récords de diversidad, y no solo gracias a la pandemia que ha trastocado los planes de Hollywood.

Uno de los factores de este cambio ha sido la reforma iniciada por la Academia, que otorga los premios más prestigiosos del cine estadounidense, para ampliar la captación de sus miembros y hacer que reflejan más al conjunto de la sociedad.

"Creo que estos Oscar serán recordados como aquellos en los que los cambios introducidos hace seis años, a raíz de #OscarsSoWhite, han cumplido su promesa", estimó el actor afroestadounidense Dwayne Barnes ("Menace II Society") en una artículo de opinión en la web especializada Deadline.

El fallecido Chadwick Boseman y Viola Davis, Daniel Kaluuya  y el surcoreano Youn Yuh-jung tienen buenas posibilidades de ganar el domingo entre los actores. En cuanto a Chloé Zhao, nacida en China, es favorita al Oscar al mejor director con "Nomadland".

La campaña #OscarsSoWhite se lanzó en enero de 2015 en las redes sociales para denunciar la abrumadora mayoría de candidatos blancos premiados ese año por una Academia compuesta principalmente por hombres mayores anglosajones.


La Academia reconoció en 2016 que sus 6,000 miembros en ese momento eran 93% blancos y 76% hombres, con una edad promedio de 63 años. Y anunció a continuación que se proponía duplicar el número de mujeres y miembros de orígenes diversos para 2020.

La apuesta se materializó en el verano boreal pasado, y los profesionales que votan a los Óscar ahora suman alrededor del 33% de mujeres y el 19% de miembros de "minorías subrepresentadas" (1.787 en total).

Combinación perfecta

A #OscarsSoWhite le siguieron los movimientos exigiendo el reconocimiento de la mujer en todas las profesiones cinematográficas, delante y detrás de la cámara, impulsados por las revelaciones del caso Weinstein.

"Todo esto realmente sacudió el árbol. Y este año por primera vez, debido a que el covid-19 retrasó la programación de grandes producciones, dejó una suerte de campo abierto", analiza Sasha Stone, fundadora de los Awards Daily, un sitio especializado en la industria que ha examinado premios cinematográficos desde 1999.

"Pero resulta que muchas de estas películas fueron hechas por cineastas de color y mujeres", dice a la AFP.

Ello, junto con los cines cerrados y los espectadores reducidos al streaming de películas en casa, "fue la combinación perfecta".

"Estaban las películas, la comunidad cinematográfica y podían hacer lo que quisieran sin tener que preocuparse por la taquilla", añade Stone.

El auge alcanzado por el video a demanda durante la pandemia "ciertamente colaboró" porque "se ha observado que la diversidad en televisión ha aumentado mucho más rápido que en el cine", confirma Darnell Hunt, sociólogo especializado en la representación de minorías en los medios de la UCLA de Los Ángeles.

El éxito del streaming "ha ayudado a traer a la Academia una gama mucho más variada de películas de lo que están acostumbrados a ver y eso se ha traducido en las nominaciones", sostiene Darnell Hunt, quien dirige cada año desde 2014 un estudio sobre la diversidad en Hollywood.

"Las señales apuntan en la dirección correcta, la Academia sigue siendo más diversa y ha introducido nuevos criterios para la categoría de mejor largometraje" que debe fortalecer a partir de 2022 la presencia de mujeres, minorías étnicas, y de la comunidad LGBTQ, tanto en la pantalla como detrás de ella.