Ya estamos en la celebración del día de la Independencia en sus 200 años de existencia formalmente, cabe mencionar la palabra formalmente dado que previo a ello hubo importantes gestas libertarias como la sucedida en 1811 que con mucha felicidad he escuchado en la estación radial La Femenina de todos conocida que se menciona como parte de las fechas importantes de la Independencia en la línea del tiempo. El primer Grito de la Independencia sucedido el 5 de Noviembre de 1811 fue la génesis de la libertad de la República, fue ese hito histórico que colocó a Jose Matías Delgado, los hermanos Padres Aguilar, Juan Manuel Rodríguez, Pedro Pablo Castillo y otros en esta cronología tan relevante para la República.

Opinión

Libertad

Andrée Cardona / Escritor @_ancar17

miércoles 15, septiembre 2021 • 12:00 am

Compartir

Ya estamos en la celebración del día de la Independencia en sus 200 años de existencia formalmente, cabe mencionar la palabra formalmente dado que previo a ello hubo importantes gestas libertarias como la sucedida en 1811 que con mucha felicidad he escuchado en la estación radial La Femenina de todos conocida que se menciona como parte de las fechas importantes de la Independencia en la línea del tiempo. El primer Grito de la Independencia sucedido el 5 de Noviembre de 1811 fue la génesis de la libertad de la República, fue ese hito histórico que colocó a Jose Matías Delgado, los hermanos Padres Aguilar, Juan Manuel Rodríguez, Pedro Pablo Castillo y otros en esta cronología tan relevante para la República.

Desde ahí comenzó un El Salvador libertario, que ahora con una felicidad opacada por la pandemia COVID-19 probablemente nos ha obligado a olvidar este tema, no debe relegarse este asunto de la Independencia a los salones de clase de la primaria sino que es algo que nos pertenece a todos nosotros, desde mi rol como escritor y columnista puedo asegurarles que poder plasmar literatura de la Independencia es para todo público. Recientemente, estuve en un conversatorio de 1 hora con estudiantes universitarios hablando de mi libro anterior, la vida biográfica del prócer José Matías Delgado, muy lleno de aprendizaje.

La Independencia comenzó en Septiembre de 1821, con la firma del Acta de Independencia en la Capitanía General de Guatemala, se gestó ahí lo que se conoce hoy como El Salvador y los demás territorios Centroamericanos que también celebramos esta fecha tan relevante. En la actualidad podemos preguntarle a un adolescente: ¿para vos quienes fueron los próceres? ¿Para vos el campanario de La Merced es importante? ¿Sabes vos que estamos en el año del Bicentenario de la Independencia? Las nuevas generaciones de seguro se preguntan porqué se menciona en todos lados la palabra Bicentenario recientemente.  Podemos decirles nosotros los adultos que son nuestros padres y madres de la Patria, son los responsables de la Libertad en El Salvador y de su esencia del republicanismo. Muchos de ellos, no lograron ver el cometido de la libertad porque recuerdo bien el caso de la prócer Feliciana de los Ángeles Miranda que tiene un busto conmemorativo en un parque en Sensuntepeque y que murió azotada en 1811 aproximadamente. Es declarada prócer de la Independencia por decreto legislativo en 2003 y así debe ser considerada.

No hay actos masivos para conmemorar a la patria por la COVID-19, los actos que estábamos acostumbrados de muchos centros educativos en las principales calles con su pabellón nacional, eventos culturales para destacar los símbolos patrios pero no debemos caer en la desilusión por ello- es complejo- dado que con las herramientas virtuales actuales podemos transmitir esta información a los más jóvenes para que puedan conocer nuestra identidad, nuestro escudo y bandera nacional que son la representación más inmediata de nuestra República tienen su significado.

Sí me dieran la oportunidad de aportar algo para el Bicentenario no sólo otorgaría mi novela de la Independencia oficialmente publicada y que se encuentra recorriendo distintos lugares, trataría de dejar una plaza dedicada a los próceres de la Patria pero que no resulte ser aburrida para los jóvenes, que sea algo que quede en nuestra memoria por muchos años más.  Para este Bicentenario, no van a faltar aquellos críticos, académicos y pseudo tragalibros diciendo que para qué hay que celebrar la Independencia si los próceres no tuvieron mayor relevancia, no tienen vínculo histórico con el país pero debemos ser firmes y saber que los próceres de la Patria pertenecen a nuestra identidad nacional y que son parte de la historia misma aunque se quisiera soslayar lo que estoy mencionando.

200 años después, sirve mucho hacer un viaje en el tiempo y valorar que estos personajes tan Salvadoreños como nosotros fueron determinantes para iniciar el proceso de la libertad republicana que tenemos hoy. Mientras escribo este artículo para ustedes recuerdo bien, la casa donde murió el prócer Delgado justo atrás de la Iglesia el Rosario y que muy poco se valora, también donde vivió el prócer Manuel José Arce y también la casa donde vivieron los hermanos Padres Aguilar que se puede considerar casi patrimonios culturales y lugares turísticos para las presentes y futuras generaciones, aún, hay trabajo por delante. ¡Que viva El Salvador!