Buenos Días

Las quejas de siempre en el Seguro Social

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

viernes 29, enero 2016 • 12:00 am

Compartir

Sé que es un mal endémico y que los ciudadanos hemos repetido hasta la saciedad la pésima atención del Seguro Social a sus cotizantes, pero a veces es necesario repetir estos llamados de atención porque realmente indigna lo que la gente tiene que soportar y después de tantas quejas, gobiernos pasan y no hay cambio en el servicio.

Ayer vino un compañero de trabajo a quejarse de fuertes dolores de cabeza y vómitos. Llevaba varios días mal, fue al Seguro Social y le dieron unos analgésicos y le programaron la cita para el 26 de febrero. La consulta duró solo unos minutos y dice que ni siquiera le vio a los ojos el médico. Yo no soy médico pero sé que dolores de cabeza y vómitos pueden ser síntomas de algo grave y posponer la atención es empeorar la salud de una persona.

Inmediatamente empezaron a comentar aquí otros casos. Pareciera que la negligencia y la deshumanización es la característica. Es cierto que hay limitaciones y escasez de recursos, pero los cotizantes esperamos lo mínimo de dignidad a la hora de una emergencia médica.

Otra persona aquí recordó que su madre, una anciana gravemente enferma, pasó siete horas para que le dieran una cama. Otro relató que pese a llevar un diagnóstico, le prolongaron la atención hasta que no quedó más que buscar un médico privado que la curó de su padecimiento.

No se puede seguir con un Seguro Social así. Los sindicalistas que tanto reclamaron por la privatización de los servicios, tampoco hicieron nada por mejorar los servicios públicos que ellos mismos otorgan.

Los cotizantes merecen un trato digno, pronto, eficiente. No puede ser que en las salas de emergencia se oiga gente revolcándose del dolor y clamando atención y en presencia de personal indiferente. De verdad, es hora que hagan algo por mejorar la atención.