Editorial

miércoles 7, abril 2021 • 12:00 am

Las preocupaciones de EE.UU. sobre El Salvador Las preocupaciones estadounidenses sobre el salvador son las mismas de la inmensa mayoría de salvadoreños.

Compartir

Estados Unidos ha sido un aliado estratégico, un socio confiable, el hogar de un tercio de los salvadoreños, el destino principal de nuestras exportaciones y una presencia permanente en la política salvadoreña. Por eso, acertadamente, el presidente Bukele dijo que El Salvador estaba alineado con Estados Unidos y que la relación con ese país era prioridad 1, 2 y 3.

La llegada del enviado especial del presidente Joe Biden para el Triángulo Norte, Ricardo Zúñiga, debe ser para el gobierno salvadoreño un objetivo clave para mantener una relación bilateral sólida, amistosa y duradera con los Estados Unidos. Las preocupaciones principales de la administración Biden deben ser atendidas y escuchadas, además, buscar soluciones conjuntas a los problemas de mutuo interés.

El tema migratorio es fruto de una historia terrible de pobreza, falta de oportunidades, violencia de pandillas y separación de familias. Todo un círculo vicioso que afecta a los salvadoreños residentes en Estados Unidos y sus familiares aquí. Eso se soluciona con inversión social, con la cooperación internacional y con una efectiva estrategia de seguridad pública.

Las otras preocupaciones son la corrupción y el respeto a la institucionalidad democrática. Ambos temas deberían ser temas de interés común para que ambos gobiernos los solucionen juntos. El Salvador debe consolidar su democracia y eso pasa por una sólida institucionalidad, el respeto al Estado de Derecho y los derechos humanos y libertades públicas.  También debe profundizar la transparencia y rendición de cuentas para evitar hechos de corrupción. Son preocupaciones estadounidenses pero que todos los salvadoreños compartimos y debemos solucionarlas permanentemente.