Editorial

miércoles 6, septiembre 2017 • 12:00 am

Las opciones migratorias se van cerrando

Compartir

La administración Trump rescindió ayer el programa DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia), promulgado por el presidente Barack Obama en 2012 y que evitó la deportación a 790 mil jóvenes indocumentados que se han dedicado a estudiar y trabajar.

El Salvador será el segundo país más afectado, porque cuenta con un total de 28,371 jóvenes amparados al DACA. La administración Trump ha dado seis meses al congreso para crear una legislación que reemplace este beneficio migratorio para los llamados “dreamers” (soñadores) que llegaron siendo niños a Estados Unidos y buscaban un estatus migratorio que les permitiera estudiar y formarse.

Lamentablemente no es la única situación migratoria que pende de un hilo. El gobierno estadounidense podría terminar cancelando también el Estatus de Protección Temporal (TPS) que beneficia a 190 mil salvadoreños, desde el 2001 y que expira en marzo del 2018.

Las consecuencias de una eventual cancelación del TPS serían graves, tanto para los migrantes como para nuestra sociedad, debido a su inmenso impacto socioeconómico. El Gobierno debe intensificar su cabildeo por nuestros connacionales en Estados Unidos, pero también abandonar los dobles discursos y pensar en ellos antes de cualquier alineamiento ideológico contraproducente para nuestros intereses.