Editorial

sábado 17, junio 2017 • 12:00 am

Las nuevas medidas de Trump sobre las relaciones con Cuba

Compartir

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció ayer cambios significativos en la apertura de su país hacia Cuba e impuso restricciones para hacer negocios con el mayor conglomerado de empresas militares y mayores controles a los viajeros que visiten la isla.

La medida de Trump intenta reducir drásticamente el flujo de dinero que le llega al régimen cubano y presionarlo para que permita un mayor desarrollo del sector privado y una apertura democrática que parece lejos de ocurrir, al contrario, el régimen ha continuado la represión de disidentes opositores. Lo cierto es que Estados Unidos ha fomentado una apertura con Cuba que no ha sido correspondida de la misma forma, el régimen sigue siendo una dictadura de partido único que conculca derechos y libertades fundamentales.

Trump busca que la apertura no beneficie al régimen de Raúl Castro, sino que favorezca solo a los ciudadanos cubanos que tienen algún tipo de iniciativa privada.

Lo positivo es que se mantienen las relaciones diplomáticas y que los viajes familiares y las remesas no serán afectadas. Haber revertido eso hubiera sido un retroceso en la historia. El embargo probó todas estas décadas ser inútil y perjudicar demasiado al pueblo cubano, de eso también se valió el régimen para culpar a Estados Unidos de los males que ellos mismos provocaron.