Editorial

martes 26, diciembre 2017 • 12:00 am

Las discretas cifras económicas para El Salvador

Compartir

Las cifras macroeconómicas para El  Salvador están terminando con las discretas mejoras que se habían previsto y algo similar para el año venidero, según el Banco Central de Reserva (BCR).

El panorama es complejo a nivel nacional e internacional. El proceso electoral siempre es un motivo para ralentizar el crecimiento económico y la incertidumbre que causan los discursos contra el sistema y contra la institucionalidad, amenazando con el cambio de reglas de juego o con estatizar los medios de producción, nunca serán algo bueno para el país.

La confrontación entre el Gobierno y los empresarios jamás va a dejar nada bueno para nuestra situación económica. Eso es un error garrafal del partido de Gobierno que cree que con discursos confrontativos, seguirá ganando elecciones aunque el país se hunda.

A eso hay que sumar el proteccionismo estadounidense que se ha puesto de moda, la política antiinmigratoria que podría afectar el envío de remesas y el posible aumento de intereses en la Reserva Federal estadounidense.

Otra vez, estamos a la zaga en la atracción de inversiones en la región, con pésimas calificaciones de riesgo y advertencias que la crisis económica y financiera es grave, en medio de una polarización venenosa que crea incertidumbre, desconcierto y zozobra para todos.