Recientemente el equipo ad hoc hizo pública la propuesta de reforma a la Constitución de 1983. Con ello pretenden cambiar el 80% del contenido normativo y se pasa de una Constitución garantista con un contenido axiológico rico en principios a una Constitución estatista y libertina en la que se despliega una serie de aspectos que a la luz de los valores morales que tenemos la mayoría de salvadoreños, riñe con ello, ya que al desarrollar el texto, no se convocaron a las fuerzas vivas del país, como la academia, a los juristas en materia constitucional,  las iglesias, al ciudadano común, entre otros.

Opinión

Las contradicciones de la reforma constitucional El proceso lo han efectuado al revés, ahora que ya diseñaron el texto a su gusto, están invitando a diversos sectores del país para que den sus comentarios al respecto

Jaime Ramírez Ortega / Consultor legal y de negocios @Jaime_RO74

miércoles 18, agosto 2021 • 12:00 am

Compartir

Recientemente el equipo ad hoc hizo pública la propuesta de reforma a la Constitución de 1983. Con ello pretenden cambiar el 80% del contenido normativo y se pasa de una Constitución garantista con un contenido axiológico rico en principios a una Constitución estatista y libertina en la que se despliega una serie de aspectos que a la luz de los valores morales que tenemos la mayoría de salvadoreños, riñe con ello, ya que al desarrollar el texto, no se convocaron a las fuerzas vivas del país, como la academia, a los juristas en materia constitucional,  las iglesias, al ciudadano común, entre otros.

De modo que el proceso lo han efectuado al revés, ahora que ya diseñaron el texto a su gusto, están invitando a diversos sectores del país para que den sus comentarios al respecto, posiblemente miles de salvadoreños no entiendan los cambios en la norma constitucional que están proponiendo, dado que su preocupación está centrada en sobrevivir de la delincuencia pandilleril y por llevar alimento a su hogar, por esa razón tal vez exista aversión al tema, pero las personas que tienen la posibilidad de hacerlo, los animo a que no se queden de brazos cruzados, si no al contrario,  se tiene que ser partícipe de este proceso de reforma.

Para no lamentar en el futuro la aprobación de un texto constitucional que sea abusivo y contrario a los principios que ahora defendemos millones de salvadoreños, digo lo anterior, porque tenemos mucho que aprender de países como Venezuela, Bolivia y Nicaragua, que en su momento los procesos revolucionarios vendieron la idea de libertad y democratización, pero al final los que detentan el poder cambiaron las reglas constitucionales, y eso les permitió apoderarse de instituciones publicas claves que no les piden cuentas de nada, por ello el acceso a la información y la transparencia de sus actos son nebulosos.

Evidentemente en un solo articulo de opinión, no se pueden agotar todas las ideas, sobre el proyecto de reforma constitucional, pero me gustaría referirme a cuatro aspectos que ahora pretenden que se vean como normales, y que me causa una alta preocupación de cómo han diseñado el texto. Lo primero tiene que ver con la legalización del aborto, en la que proponen que en caso de colisión entre el bebé y la gestante, una ley establecerá lo pertinente,  esto implica que desde el código penal se legalizará el aborto, y tratarán de adornar el texto, para que no sea tan grotesco, pero al final el resultado será el asesinato de miles de no nacidos.

Lo segundo es el tema de la restricción en la libertad de culto, al eliminar el texto del Art 25 Cn. Y colocar en su lugar la “objeción de conciencia” lo cual se refiere al rechazo del individuo hacia una conducta que le está siendo exigida, es así que se puede eximir del servicio militar o de una transfusión de sangre, alegando causas religiosas, pero también puede tener la facultad de objetar a un sacerdote o pastor evangélico, que esté predicando contra el libertinaje sexual ente personas del mismo sexo, aduciendo grave perturbación psicológica, es decir que la objeción de conciencia es un término muy amplio.

Lo tercero que me preocupa es que ahora se propone que en el art 32 Cn,  se incluya cualquier tipo de familia, es decir que no importa su conformación, esto implica que de un plumazo se incorpora en la Constitución los matrimonios igualitarios, es decir entre personas del mismo sexo, esta situación no solo puede llevar al declive moral del país, sino que estaremos circulando un camino de sodomismo que hará que nuestros niños se pierdan en la ideología de genero que no solo es perversa, es que no permite la reproducción de los seres humanos, que dicho sea de paso la marca del movimiento LGTBIQ esta diseminada en varios artículos a reformar.


En cuarto lugar, ahora se propone la muerte asistida, conocida como la eutanasia (Art 65 Cn), es una buena manera de eliminar la carga del Estado de todos aquellos pacientes con enfermedades terminales.  La vida como la muerte es un monopolio de Dios, por lo tanto el hombre no puede disponer de ello, por esa razón es fundamental que nos involucremos y defendamos la vida, el matrimonio formado por un hombre y una mujer nacidos así, y la libertad de culto.