Editorial

viernes 4, mayo 2018 • 12:00 am

Las continuas amenazas a la libertad de prensa

Compartir

Ayer se celebró el Día Mundial de la Libertad de Prensa, establecido en 1993 por Naciones Unidas con el fin de “fomentar la libertad de prensa en el mundo al reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática”.

Aunque en El Salvador prevalece un clima formal de respeto a la libertad de prensa, no tenemos regulaciones ni censura previa, no hay persecusiones judiciales a medios o periodistas, sí hay amenazas recurrentes que se afrontan en el diario quehacer de la profesión.

Desde pandilleros que amenazan periodistas durante las coberturas de seguridad hasta políticos que contratan a matones cibernéticos para acatar medios y periodistas con el fin de amedrentarlos y acallar las críticas en su contra. Esa es la realidad que vivimos.

Hackear medios, pedir que no los compren u ofrecer en paquetes de asesoría la manipulación de medios de comunicación también es violar la Libertad de Prensa. En El Salvador esa amenaza tiene nombre y apellido.

Una sociedad democrática libre, con Estado de Derecho, libertades y derechos fundamentales, no puede existir sin un periodismo libre. Sino veamos lo que sucede en Nicaragua, en Venezuela o Cuba, donde se llega al extremo de apalear y asesinar periodistas y censurar medios para acallar las críticas.