Los más de 416 mil salvadoreños en el exterior que están inscritos en el registro electoral no tienen certeza de que podrán votar y cómo lo harán en las elecciones municipales y legislativas del 28 de febrero de 2021.

Política

Las 4 claves de la discordia del voto desde el exterior Hándal advirtió ayer una posible imposición en las decisiones de los concejos municipales. Ortiz prevé superar el veto.

Yolanda Magaña

sábado 25, enero 2020 • 12:04 am

Compartir

Los más de 416 mil salvadoreños en el exterior que están inscritos en el registro electoral no tienen certeza de que podrán votar y cómo lo harán en las elecciones municipales y legislativas del 28 de febrero de 2021.

Aún no se ha definido el mecanismo de votación ni el presupuesto para que ellos puedan participar en la elección de 84 diputados de la Asamblea Legislativa, 20 diputados del Parlamento Centroamericano (Parlacen) y 262 concejos municipales.

La situación se complica por la discordia entre la Asamblea Legislativa y la Presidencia de la República: mientras los diputados aprobaron una reforma que permite la votación por correspondencia y únicamente para diputados, el presidente, Nayib Bukele, pide voto electrónico, una representación de diputados para los salvadoreños en el exterior y que participen en la elección de concejos municipales.

El veto presidencial a la reforma tiene dos caminos posibles: los diputados superan el veto para que la Sala de lo Constitucional dirima la discordia o hacen una nueva reforma que podría o no corregir las objeciones en materia constitucional del gobernante.

Ambos caminos se enfrentan a un plazo: el 27 de febrero es el último día, según el Código Electoral, para hacer reformas sobre de las elecciones.

La participación desde el exterior en la elección de concejos municipales no agrada del todo a los políticos.


Schafik Hándal, del FMLN, teme una “imposición” en las decisiones sobre concejos municipales. “Les van a vender cuentos de rosas”, sostiene y dice que quieren garantizar que no haya “manoseo”.

El voto electrónico también es otro punto de distanciamiento: Hándal sostiene que no les da garantía de seguridad y Bukele indica que el voto postal es engorroso.

El TSE insiste en que están dispuestos a aplicar la modalidad del voto dependiendo del presupuesto y del tiempo. “Si no tenemos disponibilidad presupuestaria antes del 28 de febrero, estamos corriendo contra el tiempo”, dijo el magistrado Guillermo Wellman.

Pero los diputados aún no han tomado una decisión sobre cómo responder al veto presidencial: Arena quiere ver si existen votos del resto de fracciones parlamentarias antes de tomar una decisión. Mientras, el subjefe de fracción del FMLN critica el veto presidencial, rechaza el voto electrónico y anuncia la posible superación del veto.