Editorial

viernes 8, junio 2018 • 12:00 am

La violencia, cruda advertencia de la Cruz Roja

Compartir

La advertencia del director regional de la Cruz Roja Internacional, Jordi Raich, que la situación de violencia que golpea el Triángulo Norte de Centroamérica se mantendrá por mucho tiempo, hasta que se busquen soluciones “globales” para la zona, es una fuerte campanada de alerta a hacer un giro en este sentido y empezar a buscar cómo salir de esta terrible vorágine que vive la zona.

Un hecho muy llamativo de la advertencia de Raich es que aconsejó que la tasa de homicidios que utilizan los gobiernos como variable para medir los niveles de violencia sea ajustada con otros indicadores, porque resulta insuficiente.

Como ejemplo, señaló que algunos países registran una disminución en la tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes, porque bajan los asesinatos pero “aumentan los desaparecidos”, esto es algo que se ha experimentado en El Salvador en los últimos años.

¿Qué hacer para detener la ola de violencia? Es evidente que la represión no ha sido suficiente, que encarcelar a 40 mil personas no basta y que hay medidas más profundas que se deben tomar. Las autoridades deben ganar control territorial, garantizar la tranquilidad y libre movilidad de millones de personas que viven rehenes de las pandillas. Ya hay varias generaciones afectadas por esta crisis de violencia. ¿Seguiremos heredando el problema?