Editorial

miércoles 26, octubre 2016 • 12:00 am

La solución a la crisis fiscal no se puede postergar

Compartir

Las negociaciones para resolver la crisis fiscal siguen bajo tensión y a paso lento. Pareciera que ambas partes siguen pensando en cómo llevar agua a sus respectivos molinos, sin tener una solución de fondo a la situación y esto es grave para el país.

La solución de la crisis fiscal no se puede postergar más con mesas técnicas eternas y tácticas de compra de tiempo, de colocación de parches mientras las heridas se siguen profundizando.

El diálogo fiscal no puede partir de parte del Gobierno en que quieren que les arreglen sus problemas sin ceder en nada y tampoco puede partir de parte de ARENA en querer controlar todo el Gobierno, siendo oposición. Encontrar el punto medio es la clave, de manera sensata y renunciando a luchas políticas electorales y discursos confrontativos que bloquean los mismos esfuerzos.

Hay dirigentes del oficialismo que claramente torpedean el diálogo con sus expresiones altisonantes y luego cuando la oposición reacciona, buscan culparla al respecto. La responsabilidad del Ejecutivo, del FMLN, es primaria y buscar a quien echar culpas no tiene nada de responsable ante el presente y el futuro.

Hagan una introspección para darse cuenta que esa conducta no los llevará a ninguna parte y solo acelerará la llegada a un abismo de mayor incertidumbre y caos donde todos los salvadoreños seremos perjudicados de alguna manera.