Editorial

jueves 23, enero 2020 • 12:00 am

La sociedad civil y sus grandes responsabilidades La sociedad salvadoreña debe aprender a exigir, pedir y criticar para construir un mejor país.

Compartir

La sociedad civil ha tenido un papel fundamental en la transformación del país a lo largo de su historia. Ya sea desde organizaciones locales o por medio de acciones individuales, los ciudadanos han ampliado y enriquecido la democracia, impulsando el debate en torno a los derechos y libertades, e impulsando las transformaciones que el país necesita.

La sociedad civil enfrenta también serios desafíos. Uno de ellos es la autonomía respecto a los dineros públicos y a los intereses partidarios, el alejamiento de métodos violentos para expresar sus exigencias y por el contrario, mantener una capacidad de diálogo constructivo con gobierno y autoridades.

La existencia de nuevas tecnologías de comunicación, la interlocución directa con los funcionarios y una agenda cargada de retos y desafíos, van a requerir del involucramiento directo de los ciudadanos en los asuntos públicos.

Pero la sociedad civil también debe aprender a exigir, pedir y criticar para construir un país mejor. La sociedad civil debe promover los controles hacia el poder, a través de la institucionalidad, a través de los medios de comunicación y a través de una oposición auténtica y constructiva.

Es una gran responsabilidad para construir país y dejar atrás los vicios del pasado.