Editorial

viernes 21, octubre 2016 • 12:00 am

La situación fiscal ya no está para más caprichos políticos

Compartir

Las negociaciones entre el Gobierno y la oposición siguen avanzando a un paso demasiado lento y por lo poco que se conoce, parece que las posiciones inflexibles prevalecen especialmentel del lado del Ejecutivo. Pero hay que decirlo claramente, la situación fiscal del país ya no está para más caprichos ni pleitos de poder. No se puede seguir intentando alargar plazos ante una situación financiera asfixiante que ha sido causada precismente por la postergación eterna de la solución y la tentación de solo abrir nuevos hoyos para tapar los anteriores.

El colmo es que el Fiscal General haya advertido sobre la comisión de posibles delitos por parte de los poderes del Estado ante la situación fiscal del país.

La insistencia del FMLN de que no bajará su propuesta de límite de deuda flotante, que es el 25 % de los ingresos corrientes, y que no tiene propuesta de límite a la deuda externa, parece un capricho más inexplicable bajo las presentes circunstancias. ARENA ha propuesto que sea el 10 % y el FMLN señala que esa propuesta es “ahorcarse”. Y como bien dijo la embajadora Manes en estos días; “los inversionistas necesitan la certeza que El Salvador toma muy en serio las acciones de corto y largo plazo para resolver problemas fiscales”.

No solo los inversionistas, la ciudadanía también.