Editorial

martes 13, marzo 2018 • 12:00 am

La Seguridad y la economía, los cambios vitales

Compartir

El presidente Salvador Sánchez Cerén reconoció el domingo una serie de errores en su gobierno y prometió rectificar, mientras pedía a su gabinete deponer sus cargos y no aferrarse a sus puestos.

El mandatario debería poner su enfoque en lo que las encuestas le estuvieron diciendo todo este tiempo. Debe corregir el rumbo y centrarse en las dos mayores preocupaciones de los salvadoreños: la inseguridad y la crisis económica.

La credibilidad de la Policía Nacional Civil ha estado en entredicho los últimos meses y el caso de la agente Carla Ayala ha golpeado mucho la imagen de la corporación, para colmos, la exhumación errada de otra persona causó muy mala impresión a la ciudadanía sobre la baja calidad de investigación de las autoridades.

Es necesario hacer cambios en materia de Seguridad y no solo de personas, sino de visión, de estrategias pero sin pactar con criminales. El país no puede seguir siendo un cementerio.

En materia económica el asunto es igualmente profundo. El discurso oficial de ataque permanente al empresariado ahuyenta las inversiones locales y extranjeras, perjudica el clima de negocios y le da incertidumbre e inseguridad jurídica. Eso no puede seguir así. El comunicado de Fitch debería ser leído por el Gobierno con suma preocupación. Se necesita un cambio radical y positivo para generar inversiones que realmente mejoren la economía nacional.